lunes, noviembre 21, 2005

93. Nuestra arma secreta contra PENTA

Como último recurso en nuestra campaña para defender Plaza Las Lilas, vamos a lanzar a rodar una maldición sobre todo lo que se construya sobre las ruinas de la manzana del cine. Esperamos de esta manera desincentivar la comercialización de los nuevos inmuebles.

He hablado con dos personas para esto. La primera es un machi muy afable de nombre Augusto. Me dijo que no estaba autorizado para maldecir, ni siquiera a los objetos inanimados.

La segunda persona es alguien que conocimos con Casagrande mientras buscábamos brujos para hablar con Neruda en una sesión de espiritismo la noche de su cumpleaños Nº 100. Esta persona, enterada de las circunstancias y solidarizando con nuestra causa, me dijo que le parecía mejor bendecir las casas que piensan demoler, para obstaculizar lo que se construya encima. No entendí bien la diferencia, pero sea. Me dijo que visitaría el lugar sin compañía.

Estoy ubicando también a Yolanda Sultana a ver si engancha. Si alguien tiene otro dato de alguna bruja que nos pueda ayudar sería fantástico. La idea es que los nuevos edificios tengan defectos, que las cañerías se oxiden rápido, que las escaleras queden chuecas, etc. Y sobre todo, que se sepa que la maldición existe.

Ideal sería también que varias brujas hagan su trabajo por separado para que siempre quede alguna maldición por si la otra falla. Con una mano en el corazón, les confieso que creo en la credulidad de la gente, más que en estas cosas. Bastará que alguien se tuerza una pata en los edificios de PENTA para que el rumor corra por sí solo. Si dejamos una maldición en el folclore del barrio pocas personas van a querer comprar.

Los niños defienden Plaza Las lilas: Nº1 - Nº2 - Nº3 - Nº4

No hay comentarios.: