martes, abril 25, 2006

189. Paola en Malasya

Paola tiene 23 años y cobra 40 lucas. Se metió en esto porque estaba cansada de trabajar como secretaria por un sueldo ahí nomás. Cuando lo decidió se había separado hacía unos dos años y vivía con su mamá y su pequeño hijo, que ahora tiene 5.

Se puso al servicio de una agencia de acompañantes dirigida por una señora algo mayor. Tenía que llegar a un depto y esperar clientes en compañía de otras chicas. Pero los clientes no llegaban. Estuvo un mes allí, cumpliendo horario de oficina inútilmente y conversando con sus colegas. En consecuencia no recibió salario. Varias de sus compañeras se fueron independizando; a ella le daba susto dar ese paso, mas al final no le quedó otra.

Puso un aviso en www.sexo.cl y esperó. Dos días después estaba pelando unas paltas con su mamá a mediodía y una voz en su celular preguntó por “Fresa”, el nombre de fantasía que había escogido como identidad de puta.

- ¿Fresa?

Estuvo a punto de contestar “número equivocado” porque ya ni se acordaba del anuncio en el sitio web.

- Voy para allá

Y ese fue su primer servicio. Nada espectacular: el cliente la llevó a una oficina del centro donde tuvieron sexo sobre las mesas, cajoneras y demás muebles del recinto (no había cama).

1 comentario:

KuruPicho dijo...

Malayo, el negocio mas antiguo por lo menos no tributa al estado chileno. No hay IVA por lo que eentiendo. Los 40 lucas van directo a la bolsa d ela mina.Algo es algo. Lo negro pega, si ella es independiente, claro esta.