miércoles, abril 16, 2008

613. maldición en Las Lilas

Fui a un matrimonio. No conocía absolutamente a nadie aparte de la amiga que me invitó. En la mesa estaban hablando de negocios en general, un tema del que me confieso ignorante. Cuando saltaron a los negocios inmobiliarios, influido por el whisky y juzgando que la situación era lo suficientemente relajada, comenté que había propagado junto a unos amigos una maldición contra lo que se construyera en Pza Las Lilas. Una chica que estaba ahí dijo: "ah sí, nosotros hicimos el proyecto". Qué metida de pata.

La saga:

9 comentarios:

Anónimo dijo...

te voy a invitar a mi matrimonio, podrás hablar de poesía todo lo que quieras ok?


Carolina

Anónimo dijo...

Carolina Bastías, te vas a casar con Edmundo?

Anónimo dijo...

aquí hay gente que, lamentablemente, es espectadora de demasiada telebasura y le parece tan atractivos sus temas que los comenta como si el resto entendiéramos de lo que está escribiendo.

Anónimo dijo...

enchufate entonces saco de huevas;

y despues hablamos ya?

Anónimo dijo...

sí me enchufo, pero no en tonteras.

captas?

Anónimo dijo...

dále saco y enchúfate las huevas de malayo!


soy Carolina en defensa.......

Anónimo dijo...

sí, Carolina, he sabido que tienes un lado femenino muy desarrollado.

Anónimo dijo...

entiéndase que las huevas de malayo no son tontera alguna, todo lo contrario.

Anónimo dijo...

de poesía noooo por favor... mejor que hable de negocios nomás.