jueves, enero 04, 2007

334. en la consulta de Yolanda Sultana (1974)

Una médium tomó contacto con el espíritu de Pinochet días después de su muerte, “está en la oscuridad y en plena confusión” ha dicho a la prensa.

Una confusión no muy diferente llevó a muchos familiares de prisioneros políticos a comienzos de la dictadura a recurrir a las adivinas. La falta de información impuso un mercado negro de datos de toda suerte que circulaban de boca en boca. Pedir visa para los detenidos en embajadas europeas, por ejemplo, era una de las gestiones recurrentes; se creía (todo quedaba en el ámbito de las suposiciones) que era una forma de presionar a las autoridades para que entregaran antecedentes sobre ellos.

Yolanda Sultana, por aquellos años una celebridad, era otro de los datos que se pasaron durante esta época. Aunque no tenía posición política, se rumoraba que era amiga de la esposa de Pinochet. Mi madre fue a verla con la idea de preguntarle por la suerte de mi papá, a quien daban por muerto en un enfrentamiento con el ejército a mediados de 1974. Su plan era tratar de conmoverla para que intercediera ante Lucía Hiriart (esa criatura con quien Allah pareciera haber tenido intenciones de fabricar un lobo marino antes que una mujer).

Al llegar a la sala de espera pudo percatarse de que estaba atiborrada de mujeres que venían a lo mismo. Las había visto en ministerios, hospitales y otros lugares indagando por la suerte de sus parientes.

OJO: no insinúo que la sultana haya sido parte de los aparatos represivos, me cae bien esa señora.

lunes, enero 01, 2007

332. clic Nº 200.000

Nos acercamos a las 200 mil visitas. Miren el contador del final de la página cada vez que pasen por Malasya; ruego a la persona que haga el clic Nº 200.000 dejar registro en los comentarios ('yo hice el clic Nº 200 mil').