viernes, marzo 07, 2008

581. leña del árbol caído

En entradas pasadas advertí que los tipos que regalan autos a sus novias las golpean y que no es raro que anden armados. Pues bien, quienes hayan leído sobre el caso Rocha en la prensa podrán constatar que la novia del malogrado empresario recibió entre moretón y moretón, un auto de regalo.

No me gusta hacer leña del árbol caído pero llama la atención que Rocha haya ido a enfrentarse a un hombre de más de 70 años con un revólver, un aparato de shok eléctrico, un tarro de gas pimienta, un bidón de bencina y por si fuera poco, dos guardaespaldas. Qué valiente.

Otro dato preocupante: Frei lo acompañó en calidad de presidente del senado de la república a un viaje a China para inaugurar un c e n t r o c u l t u r a l.

jueves, marzo 06, 2008

580. propuesta de final para Hechos Consumados, de Juan Radrigán

(Escena final: Miguel es un cuidador y está pidiendo a Emilio y Marta que se muevan dos pasos hasta la propiedad vecina. Emilio rehúsa hacerlo).

Versión original:

M I G U E L - Ah, perdón. (Se devuelve) Yo no soy ná de los que atropellan, yo respeto la propiedá ajena. (Señala) ¿Les ayudo?
E M I L I 0 - No, no voy a poer ir p’allá: toy muy cansao.
M A R T A - No te pasís poh, si son dos pasos nomás.
E M I L I O - ¿Dos pasos pa donde? No, muchas gracias, se los agradezco en el alma . Palabra, si pudiera me pondría a llorar a moco tendío de puro emocionao, pero entiéndanme: son muchas veces ya las que me han obligao a dar dos pasos, muchas veces que he tenío que decir Sí, cuando quiero decir No; son muchas veces ya las que he tenío que elegir no ser ná ... No, compadre: d’aquí no me muevo.
M I G U E L - Ah, ¿así que no te vai a ir?. . . ¿Así que te las vai a seguir dando de macanúo conmigo? (Blande el palo)
M A R T A - iNo, pos, no! iDéjelos aquí nomás, si el futre no se va a dar cuenta de ná!
M I G U E L - iNo pues, él sabe too, siempre ha sabío too lo que hago!. . . iY también qu’este desgraciao se ha’stao riendo de mí too el rato! iYo no soy un estropajo, yo no me vendío a nadie: cuido lo que’s mío nomás, lo que me ganao! ... iLlevo años trabajando ahi, no me van a venir a echar por culpa di’ustedes!. . . iYo soy hombre, desgraciao, no soy na basura, no soy na basura! (Lo bota de un golpe)
M A R T A - ¡Párate po, Emilio, párate!
M I G U E L - ¿Te vai a ir o no, infeliz?. . . ¿Te vai a ir o no?. . . (Lo apalea hasta matarlo. Consumado el hecho, se produce la constatación del absurdo; frente al cual sólo emerge un remoto, un patético balbuceo de hablantes deshabitados.)
M A R T A - Desgraciao. . . desgraciao. . . No teniai que haberle hecho na, quien va a saber qu’estabamos dos pasos más p’aca. . . quién iba a saber. . .
M I G U E L - (Mecánicamente) Tenía que defender mi pega. . . Tenía que defender mi pega. . .
M A R T A - . . .‘Tamos locos. . . tamos todos locos. . .
M I G U E L - . . .No soy na basura. . . No soy na basura
M A R T A - ¿Qué hicieron con nosotros?. . . ¿Que recrestas hicieron con nosotros?

F I N

Versión propuesta:

M I G U E L - Ah, perdón. (Se devuelve) Yo no soy ná de los que atropellan, yo respeto la propiedá ajena. (Señala) ¿Les ayudo?
E M I L I 0 – ¿Dónde quiere que nos movamos?
M I G U E L - Son dos pasos más allá.
E M I L I O – Sí, ni un problema.
M I G U E L – Muchas gracias.
M A R T A – De nada pues.
M I G U E L – Hasta luego.
M A R T A – Hasta luego señor.

FIN

miércoles, marzo 05, 2008

martes, marzo 04, 2008

578. Púgil: el "Papa"

Yo no participé de la serie de peleas con el “papa” y su gente, me había separado del grupo siguiendo órdenes y chantajes de una mina que practicaba el maoísmo sexual. Una vez estaba en la casa de la cultura de Alamar y escuché a unos tipos comentar sobre un supuesto “hombre de goma”, que no había sufrido lesiones a pesar de recibir una andanada de machetazos. El machetero era el “Papa”, y el hombre de goma no era otro que mi socio Wilson, que hasta el año pasado trabajaba como traductor en la escuela de cine de San Antonio de Los Baños. Me dijo que iba a venir a Chile con una novia brasileña pero no ha pasado. En realidad no era de goma, y a raíz de los machetazos uno de sus brazos quedó medio chueco para siempre, o sea no chueco sino que no puede estirarlo bien.

En la primera pelea de la serie mi gente ganó, Wilson había ablandado al “Papa” con un tubo de aluminio y pasaron más cosas que no puedo contar porque no estuve allí; eran peleas grupales. A la semana siguiente el otro volvió y pasó lo de los machetazos. Entre mis amigos había una especie de estado de excepción, todos sufrían una saludable paranoia, nadie sabía qué pasaría hasta que pasó algo. Llegó el hermano de Wilson de visita (era de otro barrio, y a decir verdad de uno de los barrios malos de La Habana). Exigió a un par de amigos que lo acompañaran para reconocer al Papa. Venía con él un sujeto que andaba siempre con una mano en el bolsillo interior de la chaqueta. Recorrieron los lugares de conflicto. Cuando veían un grupo, el hermano de Wilson se acercaba y tomaba a uno del brazo, preguntando “¿es este?”, y Pupo respondía “no”, porque no era ese, ni ese otro, ni aquel de más allá, por fortuna.

Entretanto Yamil trató de conseguirse un timbre en el mercado negro. Timbre le decían a las pistolas por aquellos años. Fue donde los Meriños, una familia de delincuentes muy conocidos en el barrio. Creo que de cinco que eran sólo quedan dos, los demás fueron muriendo acuchillados. Lubrillante, el menor, hoy huésped del “Reparto Bocarriba” (cementerio), le dijo que no se preocupara, que el Papa ese era un fraude. Pero no lo era.

El Papa supo que lo andaban buscando y prefirió pactar. Mandó recado a Wilson, se juntó con un par de amigos, todo quedó en eso. Wilson con el brazo malo, pero no estaba tan mal en ese momento, después se lo torció y le quedó averiado. Y el papa con la cabeza rota por los tubazos.

Fin del asunto.

Seguimos recibiendo noticias del Papa por un tiempo, participaba en cuanta mocha había. Meses más tarde recibió un golpe de serrucho en la frente y quedó ciego. Fue lo último que supimos. Es raro que alguien te pegue con un serrucho, a lo mejor se trataba de una sierra o algo así, los serruchos son dobladizos, digo yo.

Paz a todos los hombres (es un saludo musulmán).

Sigue la saga:

domingo, marzo 02, 2008

577. nuevas prácticas de las salmoneras

Una amiga que acaba de llegar de Castro, Chiloé, me cuenta que un día al atardecer de la semana antes pasada vio una gran mancha extendiéndose en la bahía donde se alojaba. “Son salmones”, le dijo la dueña de casa. En efecto, a la mañana siguiente vio como toda la bahía estaba llena de una masa compacta de pequeños salmones muertos o agonizando, y esparciendo un olor que hacía imposible acercarse a la costa. A causa del virus ISA, que ha diezmado la población de salmones de cultivo, las salmoneras han comenzado a liberarlos para que vayan a morir donde puedan. El daño que traerá esta práctica está por verse, pero lo que ya puede verse es la enorme cantidad de basura no degradable que han dejado las salmoneras. Montañas, cerros de desechos de plástico. Sálvese quien pueda.