lunes, agosto 28, 2006

264. micreros croatas

Quienes alegan contra los choferes de las micros amarillas no saben lo que son sus congéneres croatas. Mientras estuve en Croacia (julio-agosto 2002) trabajando junto a mis hermanos Prieto y Bianchi en el bombardeo de poemas sobre Dubrovnik, aprendí lo desagradable que puede ser subirse a una micro. Los choferes croatas además de maleducados, parecen haber cultivado su estupidez en un gimnasio.

Encontré algo de alivio en la práctica siguiente: cada vez que subía a una micro, después de pagar le decía al chofer: "micrero conchetumadre". Eso los hacía tratarme con cierta deferencia, vaya uno a saber por qué. A veces hasta me respondían asintiendo con la cabeza, como si intuyeran que estaba diciendo una gran verdad.

9 comentarios:

Jorge Enrique Díaz Pérez dijo...

¿Cómo se dirá micrero conchadetumadre en croata? Digo, para aplicar el modelo acá, en Santiago...

Saludos,

la punta dijo...

graciosito el mata de weas que pone tantos nombres y apellidos más arriba. no sabe que los únicos verdaderamente cochadesumadres son los cuicos, o peor, los que se las dan que cuicos. esos si que dan más asco como fifi de Bianchi. Poeta visual por no decir que no sabe ni redactar la dirección de su casa en vitacura el muy perro.

churrasco dijo...

Da tu nombre si vai a ensusiar a gente honesta y dedicada al arte. Eres un resentido con los cocos cortados por una madre brutal.

Malayo dijo...

aclaro que el que firma como la punta no es nuestro g.

baudelaire 4 dijo...

fui yo ja, ja

Anónimo dijo...

como sabes que no es german...mijito rico..jijiji

Anónimo dijo...

porque g. es cuico. tiene gustos de cuico. en realidad cambió la ojota por alpargata.

Anónimo dijo...

conchetumadre se dice pichkumaternu o algo asi... con eso basta, lo de micrero está demás

Malayo dijo...

dije que no era nuestro g. porque me mandó un mail clarándolo, pero con el tiempo me di cuenta de que siempre hacía lo mismo. En realidad sí era él.