lunes, julio 23, 2007

441. fachos, momios, rednecks y neocons: conservadores.

Yo que no me considero conservador, puedo entender, sin embargo, al tribunal que obligó a Galileo a retractarse, y a quienes testificaron contra Sócrates, y aunque no los defiendo, puedo entender a quienes usaron alguna vez la violencia contra las personas que pusieron en duda la cosmovisión sobre la que habían cimentado sus vidas, y también, por supuesto, a los momios y a quienes se oponen hoy y se opondrán mañana al movimiento, sea cual sea su naturaleza. Pienso que cumplen una labor necesaria como contrapeso al impulso de las sociedades jóvenes, si bien aclaro que ello estará mejor, citando a Parra, “siempre que no exageren la nota”. Una excesiva oposición al movimiento impedirá la partida del metro, pero si no existiera esa resistencia, el metro sencillamente no podría detenerse en la estación que nos corresponde.

Lo que hace a una persona conservadora es el terror al movimiento. Tratar de alterar eso, tratar de mover la visión de mundo de las personas conservadoras, puede acarrear enormes desastres, y muchas de las peores masacres de la historia han sido alimentadas por reacciones de conservadurismo.

Hay que tener la misma cautela al tratar con un apoderado del colegio Cumbres que con un funcionario de la embajada de Irán. Si están en una posición de poder la usarán para vigilarte, pero no pueden hacerte daño si entiendes que no son hijos de puta, simplemente son conservadores, y el conservadurismo no es patrimonio de ninguna religión o sector político. Así como hay engendros que justifican los asesinatos cometidos durante la dictadura, nuestro folclore admite también la persistencia de los discursos incubados en los años del apogeo de las monarquías socialistas.

Cada vez que alguien dice estar dando una lucha o una batalla en el campo social, o de la literatura, las artes o la educación, recuerdo una escena de la primera parte de la saga de Rambo, cuando el ex jefe le dice al protagonista: “soldado: la guerra ha terminado”. El mundo cambió compañeros, ahora sabemos que Plutón es tan sólo uno entre los más de 50 cuerpos redondos que giran en torno al Sol en el Cinturón de Kuiper, toda la información relacionada debe actualizarse. Siempre da vértigo pensar que nuestras convicciones más profundas puedan tener bases frágiles, pero terminada la discusión interior que te conduce a aceptarlo, llegas a una nueva convicción, más profunda, y sientes una tranquilidad enorme.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

estas iluminado hoy ah.. nos vemos pronto!

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo con esta visión "física" de los movimientos e ideologías, me parece un reduccionismo algo superado, es mi opinión claro está. No creo que lo que haga a una persona conservadora sea el terror al movimiento. Creo que sin duda hoy, ser conservador requiere mucha más acción. Los grupos conservadores poseen tras de esa aparente búsqueda de mantener creencias, usos, costumbres, etc. una finalidad de mantener ciertas estructuras que permiten dar continuidad al poder. No creo que eso sea malo per se, pero no adhiero a la mirada naïf del asunto.
La derecha chilena, aquella de los EDV (elegantes de verdad)de los que hablaba la revista Paula en los 80 y el partido comunista se reunen bastante bien bajo la categoría de conservadores, desde mi punto de vista, es porque ambos legitiman las formas de poder autoritario y centralizado como vías de lograr la hegemonía.
Por eso me cae simpático que hoy los chicos tengan claro que su enemigo no es la derecha o la izquierda sino el Estado...una revolución que pocos adultos "progre" están dispuestos a aceptar :)

Anónimo dijo...

...no estoy tan seguro que el Estado esté identificado por lo jóvenes como su enemigo (si fuera así estarían alineados con los Chicago Boys más recalcitrantes), muchas de las luchas de los jóvenes tienen que ver con pedirle cosas al Estado: plata, espacio, recursos, atención, etc.

Anónimo dijo...

esa es otra de las dificultades. hoy en día está descrito un anarquismo que proviene de las corrientes de ultraizquerda y otro proveniente de los sectores extremos liberales. es difícil de aceptar para lgunos pero esasí. anda a la wiki y vas a ver. no hay por qué alinearse la derecha y los comunistas son igualmente conservadores y no están alineados. por supuesto la mayoría de los jovenes no pertenecen a esos movimientos, son una minoría, pero es intersante porque sacan de la lógica izquierdas derechas. ahora a mi los que me simpatizan son los que vienen de las corrientes así llamadas "de ultraizquierda"

núria dijo...

Por casualidad he llegado a este blog, buscando informacion sobre el bombardeo de poemas sobre la Moneda, soy coleccionista de marcapaginas y he visto que decias que aun tenias algunos de los que lanzasteis, podrias mandarme alguno? A cambio yo podria mandarte algun libro, tambien soy bookcrosser.

mariasoleda dijo...

Malayo, que bueno que volviste a tus reflexiones, que naif y todo, son siempre re buenos como puntos de partida.

Anónimo dijo...

malayo ¿qué es ser bookcrosser?

Trabajo&Vago.Cristina Chain dijo...

la última de la fila

núria dijo...

Bookcrosser: alguien que hace viajar libros.

Consulta www.bookcrossing.com está en inglés pero tambien hay enlaces en español.

Anónimo dijo...

BookCrossing o BC (pronunciado becé) es la práctica de dejar libros en lugares públicos para que los recojan otros lectores, que después harán lo mismo. La idea es liberar libros "en la jungla" para que sean encontrados por otras personas, normalmente extraños.

Si alguien decide liberar un libro vía BookCrossing, tendrá que registrarlo para conseguir un BCID (BookCrossing ID number) que será lo que identifique ese ejemplar concreto en la base de datos del sistema. Ese número de registro lo lleva el libro escrito, directamente en el interior de la cubierta, o bien en una etiqueta en la que se pide a la persona que lo encuentre que entre en la web de BookCrossing y escriba un pequeño apunte para notificar el hallazgo, y finalmente que suelte de nuevo el libro una vez lo haya terminado.