jueves, agosto 02, 2007

446. Culebrón en Manhattan

Tom, un gringo que hoy debe unos 150 mil dólares al banco por haber estudiado en una prestigiosa universidad norteamericana, nunca tuvo mucha onda con su padre, pero de todas maneras casi se cae de espaldas cuando supo el día del funeral de éste, que en realidad no tenía ningún parentesco con él. Después de 9 años de matrimonio su familia no había podido tener hijos, por lo que su madre decidió ponerle los cuernos con su jefe, sólo para embarazarse. Tom se obsesionó con encontrar a su padre biológico (creo que es lo que le pasa a todos los que viven su situación), hasta que lo logró. Qué sorpresa, resulta que es dueño de la mitad de Manhattan. Le escribió un email proponiéndole que se reunieran. No le respondió su padre pero sí un abogado de este, amenazándolo con demandarlo si le volvía a escribir. Por algún tiempo Tom quedó choqueado, a veces iba a mirar a su media hermana (que no sabe de su existencia) camuflado entre la multitud a la salida de la universidad. No ha vuelto a escribir a su padre, qué triste historia.

6 comentarios:

nadie dijo...

socialmente la filiación y la transmisión de la propiedad están poderosamente unidas, por eso tanto tiempo para que se pudiera lograr la igualdad para los hijos hasta hace poco llamados "naturales" , pero para un hijo la pregunta por el origen tiene que ver con cosas mucho más fundamentales como la propia identidad y la historia. Veo a una chica de 16 años, adoptada, que busca a su padre biológico, dice que le parece que un hombre en el metro puede ser, alguien que ve en la televisión, de pronto cualquiera (todos y ninguno) podría ser su padre, lo busca y lo busca, es bien doloroso, lo busca y se busca ella, es la búsqueda por el sentido.
Triste historia
Saludos malayo

Anónimo dijo...

y al mismo tiempo, es como ganarse la lotería y no poder cobrarla, joder!

Anónimo dijo...

Conozco otra historia de un sueca con padre peruano. Él desapareció a los meses de su nacimiento por ordenes de su propia madre, según contaba. Durante una larga temporada su pololo se embarcó en la búsqueda, invirtiendo una gran cantidad de dinero y energía para cumplir el deseo de su amada. Hasta que llegaron a Lima y contrataron detectives y todo, y allí lo encontraron. El padre tenía bastante dinero, era dueño de hoteles y tenía otros negocios. Fue muy bien recibida la sueca, y empezó a tener un contacto familiar... pero nada más encontrar a su padre dejó inmediatamente al pololo.

yo decía no más dijo...

Seré breve:

También hay mujeres que no permiten que los hijos vean a sus padres. Y les dicen que su papi es lo peor del mundo. Qué error!!!

Anónimo dijo...

También hay hombres que les quitan la custodia a las mujeres. Y les dicen a los hijos/as que son locas o putas.

Y en ambos casos, terminan provocando el "síndrome de alienación parental".

Anónimo dijo...

No me gusto el término culebrón en el título. Culebrón lo asocio a teleserie con historias truculentas.

Lo que nos has contado es más bien una historia de la vida real, con personajes y sentimientos verdaderos. Una historia que se repite y repite...