jueves, agosto 09, 2007

451. Cómo rescatar a alguien de un ataque de pánico en 10 minutos

Sara trabaja como bartender en un bar nocturno de New York. Es un oficio apetecido aquí porque es rentable, relajado y te da cierto status. Termina a las 2 AM y luego se va a un after hour, para llegar finalmente borracha al depto que comparte con Miriam.
Son las 6 AM y las dos están despiertas, pero por razones diferentes. Sara ha golpeado la puerta de la pieza de Miriam llorando por un fuerte dolor en el pecho, está convencida de que sufre un infarto. Miriam reconoce al instante los síntomas de un ataque de pánico, pero tiene que estar en la universidad exactamente en una hora para rendir el examen más importante de su carrera. Por tanto debe actuar rápidamente.

1. Toma a Sara de la mano y la conduce a su pieza.
2. Prende una vela, prende incienso
3. Prepara un guatero caliente y se lo pone en los pies
4. Le pide que respire profundamente, le habla despacio
5. le hace reiki en el pecho

En 10 minutos Sara duerme como un oso. Una hora más tarde Miriam rinde su examen. Buena chica.

9 comentarios:

mariasoleda dijo...

vaya que hay historias en nuyork malayo!! ojalá cuando vuelvas no te mueras de aburrimiento

nadie dijo...

que lindo, pero el incienso no me parece bueno para una crisis de pánico ¿sabías que ver tv puede ser un buen antídoto?

las historias están buenísimas tan breves como intensas.

Anónimo dijo...

¿Y si no era un ataque de pánico y se murió la pobre Sara?

En gringolandia la cosa funciona así: Primero yo, siempre yo.

la cristina chain dijo...

yo lo que hubiese hecho es llevarla a un buen siquiatra y llamo a mi universidad que tengo un caso de vida o muerte con alguien querido y que me permitan llegar más tarde a darlo.
pienso que la medicina alternativa puede servir cuando el problema fundamental se estructura a nivel orgánico...
a nadie le importa el otro y eso es lo más triste.

Anónimo dijo...

hay distintos tipos de dolores y ataques al corazón. esta historia es de un dolor que se calma con un poco de cuidado y protección.

Anónimo dijo...

mmmmm, puede ser, por eso lo del exceso de copas (no digo que Sara sea alcohólica porque no se puede inferir).

Sip, asi que ese cuidado debe brindárselo ella misma en primer lugar, de no ser así, hacer notar su sentir, porque buscando escapes como el alcohol no es muy bueno. Creo yo.

Anónimo dijo...

Oye Malayo , ¿que vamos a hacer cuando regreses? pasó harto tiempo que no escribia aqui, pero estas historias me motivaron de nuevo , pero santiago esta lleno de historias.........

Anónimo dijo...

Es que puede ser más interesante que sea en New York, además que la especie chilensis le falta mucho para contar estas historias, que de hecho ocurren, pero no se saben... y mejor ser como somos y no como en gringolandia, creo yo...

. Paola . dijo...

.mmm, me motivo esta historia, investigaré acerca del reiki.