miércoles, octubre 24, 2007

497. energía sexual descontrolada

En 1994 asistí a una jornada de crecimiento personal New Age en El Arrayán con mi novia de entonces y unas amigas suyas. Creo que a las personas New Age les disgusta que los llamen así pero no encuentro una denominación más adecuada. Nos daban instrucciones ridículas durante un rato para que tomáramos conciencia de nuestro cuerpo, luego nos hacíamos masajes unos a otros, luego habitábamos con la mente diferentes espacios de la sala, y al final ponían una música africana para que la gente se sensualizara, pues estaba muy de moda la salsa.

Yo estaba allí contra mi voluntad y trataba de sobrellevar la situación lo mejor que podía. La persona que nos había llevado se quedó hasta el final y no había forma de volver si no era en auto. Además mi novia no lo estaba pasando tan mal.

Cerca del final nos reunieron en grupos para conversar acerca de lo que estábamos sintiendo. Recuerdo que una chica tomó la palabra para romper el hielo, y después de explayarse unos 5 minutos sobre cómo su energía sexual había subido del estómago al cuello y después a un brazo, los otros integrantes le dijeron que ella era de otro grupo, que había quedado en el nuestro por error. Así que la pobre tuvo que retirarse al grupo vecino a repetir su historia. Pobre chica, qué complicado que la energía sexual se le subiera al cuello y al brazo. No parecía excitada en todo caso.

Uno o dos años después al pasar por calle Suecia vi de reojo un grupo pop en uno de esos bares. La bajista me sonrió desde el escenario; respondí mecánicamente. Era ella: wao.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

El otro día alguien se refirió a ti como: "Ese pobre idiota que se la pasa todo el día mirándose el pico". Pensé que era una descripción acertada. Todo el día haciéndote el listo, tu superficialidad es abismante.

Anónimo dijo...

Malayo no se hace el listo, es listo y además, está siempre listo

Anónimo dijo...

Listo para mirarse el pico.

Anónimo dijo...

¿qué le importa eso al anónimo que se da el trabajo de escribir 3 comentarios sobre lo mismo?

¿por qué no trabaja mejor?

mariasoleda dijo...

hola malayo

creo que el titulo no esta bien, yo creo que esta chica no tenía una energía sexual incontrolada, sino en el lugar inadecuado

nadie dijo...

pero mariasoledá, no suena tan mal tener la energía repartida en lugares "inadecuados"

...siempre y cuando también se mantenga en los adecuados...

Anónimo dijo...

la chica sabía lo que hacía, por eso toca el bajo

Anónimo dijo...

la energía sexual es un concepto diferente a excitación, o sea, se puede tener energía sexual sin excitación, por lo tanto no tenía por qué estar necesariamente excitada.

Por lo demás, si toca ese instrumento, es consecuente con que la energía se la suba por el estómago, al brazo y al cuello, pues son las partes del cuerpo en donde apoya el bajo.

Anónimo dijo...

Yo tambien conoci a un homrbe que me tocaba el bajo... jijiji

cristi dijo...

...conociste un "homrbe"...¿cuales son esos?

(Malayo cuenta la segunda parte que está entretenido el cuento)