martes, diciembre 25, 2007

529. el softcore en los libros infantiles

Hay libros infantiles que para ser infantiles tienen ilustaciones bien calentonas, como esta de abajo donde un hada muestra el seno bajo su vestido transparente, mientras acaricia a un caballo. Por ahí recuerdo algunos dibujos animados japoneses que llegaban a ser burdos sucedáneos del softcore. Los vi en Megavisión hace como 3 años intercalados con Barnie o cosas por el estilo.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Alto ahí, soy el bizconde de Montecristo.

Anónimo dijo...

nunca me ha gustado la estética de los cuentos de hadas, puede ser por lo mismo que nunca me interesaron... defintivamente parecen ilustraciones para adultos con gusto raro.

feliz navidad de fidelio.

cuento de hadas dijo...

abía una vez un bizco envidioso que escribía en letrasS5... quién sigue?

Anónimo dijo...

¿quién es el vizco que guevea tanto?

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...

habia una vez un poeta Germánsito que habló con Lemebel para ganarse una beca y andaba diciendo que Lemebel lará laralá laralá

Anónimo dijo...

" el boxeador borracho y derrotado
da una última pelea con el destino
como en un poema de bukowsky ( o de lira o lihn como repite ad nauseam el pegadito del apendiz)
y con un vaso de ron silver se desplaza
zigzagente entre las casas kulcevsky...
pero la vida se lo manda a guardar por el chico
y le hace un KO.
En tanto, el poeta anglicano
-cuya grasa al no encontrar espacio en su cuerpo, se le sale por las orejas o por el lápiz y se instala en la página-
reza por él, canta un villancico,
habla de maestros y se echa un architronante pedo
que se confunde con el tremolar de los maple and elm trees"

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Mitch Gómez dijo...

Tengo un amigo dibujante que ilustra cuentos infantiles, agendas juveniles, libros de texto, etc. Siempre se queja amargamente de las polémicas que tiene con los clientes por el tamaño de las tetas de las niñas ilustradas. En encontrar el punto exacto para que la heroína se vea mina pero sin ofender a la editora jefa de la editorial parece estar el foco de su oficio.