jueves, septiembre 08, 2005

34.

La tercera de las chicas del proyecto de poesía-fotografía se llama Andrea y a diferencia de las dos anteriores, es chilena. El martes (antes de ayer) me citó en el centro para hablar de las fotos. Quedamos de juntarnos en la esquina de mi ex lugar de estudios, la Facultad de Artes de la Universidad de Chile. Cuando iba entrando por al pasaje de la facultad (nunca pude memorizar el nombre) vi al mismo ciego de años atrás tocando guitarra en la esquina.

Tiene problemas en los frenillos que le impiden pronunciar bien, por lo que en vez de cantar, toca las melodías en una armónica. Y su repertorio está compuesto de canciones que uno adivina éxitos de hace 40 años en ritmo de... ¿cómo se llama eso que las minas bailaban con las manos curvadas hacia arriba? Twist o algo más antiguo que eso.

Mientras lo escuchaba me vi otra vez con veintitantos años rumbo a la facultad a pelear un piano donde estudiar un par de horas, escuchando el murmullo apagado del tráfico afuera. Pocas cosas son tan miserables como la vida de un estudiante de música. Sin embargo tengo un bonito recuerdo de esas noches encerrado en una sala, cuando descubría un acorde o una secuencia de notas y quedaba absorto tocándolo una y otra vez, y observando cómo se escurría el sonido, hasta terminar por dar paso al monótono murmullo exterior. Wao, qué tremendo, qué fantástico, qué inexplicable. Casi me dan ganas de volver.

Le pasé unas monedas al ciego y le dije como antaño: “usted toca muy bien maestro”. Él respondió como si no hubiera pasado el tiempo: (g)’racia(s). Andrea me dejó plantado; hoy quedamos de vernos en el mismo lugar.

2 comentarios:

sagrada::familia dijo...

Amigos,

Los invito con mucha alegría a ser parte de nuestra Sagrada Familia, visita nuestra casa
www.estaeslasagradafamilia.blogspot.com

Lee, escribe y enterate de Cine y Familias. Poco a poco iremos formando un lugar en donde hay cabida para todos.

Discutamos las cosas en Familia. Chile quiere a una Familia Unida!

Les pido que si tienen BLOG nos hagan un amoroso LINK, y si tienen una familia, mandeme su historia. También están invitados a hacer todo tipo de comentarios de Cine y/o postear los comentarios de lo que ya esta escrito.

Difunda esta dirección, somos una casa abierta para absolutamente todo tipo de seres., los acogeremos con amor.

salud y gracias

piano-piano me decían... dijo...

Julio! es impresionante como la misma actividad para unos puede ser estimulante a tal punto de declarala: "Wao", y para otros una pesadilla. Estuve 2 años sentada todos los días frente a un piano de cola larga, tan larga, que a veces pensaba que un día esa cola iba a empezar a moverse, acercándose a mi silla de 'pianista' (la esperanza es lo último que se pierde), envolviéndome hasta triturarme como una culebra hace con su víctima. Ayyy, que manera de sufrir intentando que el maldito piano sonara bien, ¿qué le costaba sonar bien al menos una vez?! Si yo no sabía tocar no era por falta de voluntad (lo juro), por eso todavía no perdono la poca elegancia de ese negro y absorbente yamaha...sonar mal una y otra vez es una falta de consideración que no tiene nombre. Si te hubiese conocido en esa época te habría invitado a tocar el piano cuántas veces quisieras (no más codazos ni colas), quién sabe si tal vez a tí sí te hubiera regalado un buen sonido. Te cacahi?