martes, diciembre 20, 2005

112. Traducción al malayo

Entrego a continuación una versión más objetiva de este bolero que seguramente todos conocemos bien.

Historia de un Amor (Carlos Almarán V.S. Malayo)

Ya no estás más a mi lado corazón,
en el alma sólo tengo soledad
y si ya no puedo verte
por qué Dios me hizo quererte
para hacerme sufrir más.

Siempre fuiste la razón de mi existir
adorarte para mi fue religión

y en tus besos yo encontraba

el calor que me brindaba
el amor y la pasión

Es la historia de un amor
como no hay otro igual,
que me hizo comprender
todo el bien, todo el mal

Que le dio luz a mi vida
apagándola después

ay que vida tan obscura
sin tu amor no viviré...

ya no estás más conmigo
en el alma tengo lo que merezco
y si ya no estamos juntos
por qué proyecté en ti mis aspiraciones personales
para experimentar dolor.

Puse mis ahorrros en la cuenta equivocada
quedé encerrado en la jaula que había construido para ti
hay que decir que los dos lo pasábamos bastante bien
eras caliente
y yo, quién lo duda

Es la historia de una obsesión
tan egoísta como cualquier otra
que me hizo confundir
lo real con lo aparente

que fue un pasatiempo
momentáneo

Ay qué aburrimiento
Sin tu compañía tendré más tiempo para meditar sobre la existencia


13 comentarios:

Paola dijo...

Uuuuuh, en reirme.Impreso y puesto en la office, es que se necesita apoyo para llegar a fin de año, estimado Yulius. Porca miseria

Carolina Castro-Zamorano dijo...

Puxa Julio...me he reido mil. Excelente manera de simplificar un bolero.

Anónimo dijo...

excelente carrasco!

Anónimo dijo...

un sano escepticismo no más, ni muy gracioso ni muy inteligente

virgencita dijo...

Es muy gracioso el cambio de versión. La pedantería del galán es notable. Me encantan los juegos de sintaxis: "eras caliente/y yo, quién lo duda"

Anónimo dijo...

te amo

Anónimo dijo...

Qué buen ejercicio. Podrían hacer lo mismo con los poemas de adán pendex. Saldría muy fácil, sería cosa de poner al lado un poema del viejo Nica.

Anónimo dijo...

¿Quién me ganó?
Yo no te amo, pero...

Anónimo dijo...

Pero si yo también lo amo!

La dueña de Malayo dijo...

Oye... qué les pasa!

Malayo ya tiene dueña y soy YO

Anónimo dijo...

afina la mirada, gil. leo lo que escribes y me doi cuenta de que eres un personaje lleno de fórmulas. y las fórmulas son, ya te lo dije, para la galucha.
mira esto:

-toi tirao. se lo digo a todas las minas que extraño y que por cobarde dejé o malgasté.
-tengo esa sensación pésima de cuando en verano todos follan como idiotas y yo sólo me follo a las idiotas que me compran.
-no como esa o esa otra, que tenían cabeza, pero en fin. siempre supe que estaban conmigo de cueúo que soi.
-pero igual uno tiene derecho a quedar cagao. shit!
-invertí demasiado tiempo en ti porque me desesperabas
-y nunca tuve los cojones pa mandarte a la cresta.
-y más encima follábamos bkn. por lo menos me esforzaba en qué tú la pasaras bien.
-así cualquiera se empota conmigo.
-puta la weá compleja.
-dudo que me pase de nuevo porque dudo que alguien como tú me vuelva a pescar.
-tú, decente, yo un jote... y está tan lleno de jotes que lo que pensamos como gremio es casi lo mismo que la verdad.
-casi me la creo, pero nací chicharra.
-por eso estoi tirao. por eso mañana me lavanto a una tonta en un recital poético.

Malayo dijo...

Pero chico, ¡Hiciste una cueca! weón no confundai los géneros. Aunqeu reconozco q hay calidad en tu pega. La cosa es que yo trato de que los versos midan más menos lo mismo que en el original. Tiene que haber límites o alguna lógica. ¿o no?

Anónimo dijo...

la lógica es interpretar lo mejor posible la idea original. el resto es paja, un chiste fome, inútil. o por lo menos fuera de mis intereses.
pa mí que insistes en eso porque no te da para ser afilado. entonces, como el mal arte, cubres la obra con un efecto.