miércoles, enero 18, 2006

133. Artes visuales I

Hace unas semanas fui a la bienal internacional de video arte en Matucana 100. En una de las obras un video mostraba a 3 o 4 tipos sentados ante un auditorio, mientras uno de ellos leía una serie de letras y números, como si estuviera dando una conferencia. Al lado de la pantalla había un texto que explicaba que los tipos pertenecían a un colectivo de arte y que lo que estaban leyendo era el código fuente de un virus informático.

Toda la explicación estaba en el texto, de modo que se podía perfectamente prescindir de las imágenes (bastante monótonas por lo demás).

Es evidente que el valor del video radicaba en su condición de documento acreditador de que la lectura del código fuente del virus se había llevado a efecto. El objeto en este caso, el video arte, es entonces secundario. La obra reside en su explicación. Y esta es la tónica en una vasta comarca del arte moderno.

En lo que voy a decir no hay un juicio de valor: he descubierto que soy un artista visual.

El discurso aparejado a la obra plástica contemporánea ha cobrado tanta importancia en relación a la obra misma, que al artista se le exige dominar la escritura casi tanto o más que pintar o esculpir. El objeto en sí necesita ser explicado y no puede existir sin el discurso.

15 comentarios:

vuestro poet dijo...

mmmmmmmmmmmmm... una obra visual que necesita del lenguaje para ser explicada es una pesima obra visual o simplemente texto con un innecesario camuflaje.


mg

Malayo dijo...

No debería contestar todos los comentarios, pienso. Pero la tentación por hacerlo es grande. Y Mi respuesta a este comentario es:

"Interesante punto de vista".

(aunque todavía no quiero casarme con una interpretación definitiva del momento que viven la artes visuales. Creo que eso da para un posteo más general)

Anónimo dijo...

efectivamente, las artes visuales han sufrido grandes cambios durante el siglo XX. eso ha tenido efectos buenos y malos.

pero para entender eso, es importante considerar, que la influencia de estos cambios, se debe a que casi un 100% de las Escuelas de Arte de todo el mundo educan a sus alumnos utilizando toda la teoria de vanguardia tanto de principios de siglo como de la postguerra. Muchas de esas teorias apuntan a un cambio conceptual sobre que es y que no es arte, que es bello y que no, que es buen gusto y que es mal gusto y sobre todo, enfocarse en aspectos ajenos a la formalismo-estetico, donde prima la belleza visual por sobre la conceptual. Ahora los artistas visuales estan educados para encontrar nuevos espacios de creacion, ampliar las ideas y sobre todo, descubrir nuevos campos semanticos. Se dedican a desarrollar argumentos, leen otras cosas. Como alguna vez Duchamp quizo hacer de los artistas personas "mas inteligentes", mas que creadores de cosas bonitas.

Uno podra estar encontra o a favor de este nuevo estado de las cosas. Sin embargo, los buenos artistas visuales de hoy, hacen cosas muy buenas dentro de ese mundo de exigencias. Me niego a pensar que este nuevo estado, siginifique que cualquiera pueda serlo o que eso signifique que son charlatanes. Y tal vez seas tu malayo un artista visual, pero igual vas a tener que desmotrarlo, como cualquier otro.

Lula dijo...

Aunque con algunos reparos comparto lo dicho por Malayo en el sentido de que las representaciones visuales de hoy requieren -mucho más que antes- de textos escritos que ayuden a "abrirlas" para intentar "entender" algo de lo que dicen. El punto es que las obras no necesariamente deben ser "entendidas" porque hay otras formas de acercárseles. Pero nada es excluyente. El conjunto: obra, acercamiento intuitivo, discurso en torno a lo mostrado etc etc todo ayuda a ver mejor o a "leer la obra" como diría alguien. No deja de ser una gracia tanta compleja ambigüedad. Pero ojo: no hay que aprovecharse. Si Duchamp puso un urinario hace bastantes años en un museo y remeció gran parte del mundio visual de su tiempo, eso no quiere decir que por los siglos de los siglos cualquiera que ponga cualquier cosa, en cualquier parte pueda lograr el mismo efecto. Patudos que creen que la cualquier cosa pasa están equivocados. En ese sentido, Malayo, seguramente que ya sabes que la cosa no es llegar y llevar. Eso no significa que no puedas intentarlo. Nunca está de más.

Malayo dijo...

Tanto sentido común me vuelve tímido. Quisiera admitir que podría eventualmente no ser artista visual. Pero algo dentro de mí se resiste a ello.

Anónimo dijo...

lo que pasa es que tu autodefinicion de ser o no artista visual, parece mas una burla como queriendo decir al mismo tiempo "hoy cualquiera puede ser artista visual" o ¨"o es super facil serlo".

En cierto sentido eso es verdad. Cualquiera tambien puede dibujar y escribir poemas y publicarlos. Pero la distancia entre esas acciones y desarrollar un trabajo de calidad y serio, es muy grande.

Duchamp era pintor y pintaba muy bien. El famoso urinario hay que situarlo en ese contexto y sobre todo lo que ese mismo autor hizo despues.

Malayo dijo...

Debo decir en mi defensa que la cantidad de chantas por metro cuadrado de galería que hay hoy entre los artistas visuales no difiere de la cantidad que hubo en tiempos de Duchamp, ni diferirá de las que nos esperan a futuro.

Esto no lo digo yo, es ley. Eso que me dices de que no es fácil ser artista visual, por favor díselo al resto del mundo. Muchas veces nos encontramos en las galerías de arte con chistes literales. Ups me llaman a una reunion despues sigo escribiendo...

Malayo dijo...

bueno eso era en realidad, lamento los vicios en la redaccion, me da lata corregirlos.

Creo que todo esto de las artes visuales debe mirarse desde lejos. Para mi por lo menos no es tan importante. En todas partes hay que desmalezar. Entre los poetas pasa lo mismo, y entre los músicos también. Así que no quiero que sientan que estoy emprendiendolas contra los artistas visuales, mucho menos ahora que estoy empeñado en entrar al gremio.

Aunque mi pretension de que es facil hacerlo los pondra de mal humor, con toda justicia. Pero ¿por que no se las dan de poetas? yo no me enojaria para nada.

JC dijo...

Vaya discusión, por lo demás muy interesante, lo que más ha llamado mi atención ha sido la vehemencia con la que has sido criticado y con la que te has defendido, bueno eso más el nombre de Duchamp más de una vez, al respecto me permitiré decir un par de cosas, Duchamp es sólo un precursor del arte moderno, a él habría que sumar una serie de nombres más (Malevich, Cézanne, Manet, etc.) la línea histórica se remite al romanticismo y neoclasicismo, debo reconocer que me molesta que sólo se utilice la figura de Duchamp para hablar de esto, él se ha convertido en un lugar común. Con respecto a tu post, me parece que hay frases que son bastante certeras, con algunas me siento incluso identificada, hecho no menor, trabajo en investigación, mis líneas son el arte visual y el cine nacional, porqué menciono esto, la verdad es que es bastante simple, pertenecemos a dos medios “artísticos” que son distintos pero coincidimos en ciertas miradas, ¿será esto un síntoma? Efectivamente las muestras de video arte que se han realizado han dejado un mal sabor, un hecho aún más gráfico fue la Bienal realizada en el MAC, allí también era posible encontrar el problema que tu definiste con una palabra, “acreditador”, agregaría “registrador”, pero, cómo enjuiciarle tanto si esta “deficiencia” también la encontramos en nuestra fotografía, expresión mucho más consolidada y aplaudida. Pero bueno, volvamos a tu entrada, creo que el problema de fondo radica en las personas que están a cargo de seleccionar, muchas veces he sostenido que eso es lo que tiene que ser cambiado o mixturado, he tenido la suerte de encontrar videos que son sumamente interesantes en circuitos distintos, a mi memoria acude la muestra realizada en la sala Juan Egenau de la Universidad de Chile, allí se presentaron las obras de alumnos de Estética II (o III, en este momento no recuerdo), jóvenes que pese a su corta edad (promediaban los 20) trabajaban el soporte, allí el texto era una parte más, de hecho trabajaban basándose en una idea común, era una especie de encargo. Distinto es lo ocurrido en varias muestras del “circuito”, muestras en las que en más de una oportunidad es más entretenido leer el texto que ver las imágenes –esto lo planteabas tú de una u otra manera-. No creo que esto sea malo, pero sí deficiente y reiterativo. Tampoco creo que sea enjuiciable el hecho de tener que explicar las obras, el arte ha cambiado y se ha convertido en una disciplina autónoma (desde ciertos puntos de vista) la manera de trabajar no se basa sólo en el talento, nuevamente recuerdo el nombre de Duchamp tantas veces citado por quienes te criticaban, al parecer olvidaron a Da Vinci, uno de los artistas-intelectuales más conocidos, sus obras también tienen explicación, de hecho el valor de ellas pasa por ello. El arte moderno lo único que habría hecho –si seguimos esta línea- sería presentarnos más artistas-intelectuales, hecho que, no creo desventajoso. Tampoco creo desfavorable que te auto/descubras artista visual, si lo quieres ser, allá tú, hoy día son muchos los que se adjudican ese título, ni siquiera es necesario hacer objetos, sólo basta con el discurso, he ahí una diferencia con los conocidos “maestros”, he aquí una discrepancia con lo que tú planteaste, es el discurso el que necesita una excusa tangible para existir, una obra, he aquí el problema de nuestro arte.

JC dijo...

mmm, parece que me excedí en lo escrito, quizás lo convierto en una entrada para mi blog, si lo hago te la dedicaré.
Saludos,
jc

Lula dijo...

Concuerdo que la cantidad de chantas visuales supera todo lo imaginable. Por eso intentaba decir que el ideal no es agregarse a la fila. Respecto a Duchamp, claro que ya se ha hecho sentido común pero eso no invalida citarlo. Y bueno, si quieres ser un "artista visual" adelante. Igual si quieres hacer humitas o plantar un árbol. Suerte!

Anónimo dijo...

me llama la atencion el tono marcial de los comentarios de este post. Ustedes, arbitros-comentaristas, de la pasarela cultura de nuestros dias.
Como nos podemos asegurar que nosotros no somos charlatanes?

Anónimo dijo...

Lo que planteas malayo haria muy feliz a Joseph Beuys...el queria que todo hombre sea un artista. El veia la sociedad como una "escultura social" y todo lo que hagamos con las manos, con un lápiz con un computador, lo que opinamos en un carrete, como nos relacionamos..todo eso formaba una escultura social. Es bien abstracto como lo expliqué pero si te interesa cachar mas sobre esa intuicion que te asalta malayo, beuys te respalda... y sin generalizaciones y sin menospreciar al gremio (A ver si puedes hacer lo que hizo Matthey Barney en el guggenheim de bilbao)

kisses

asunta

Anónimo dijo...

Era en el guggenheim de NY. Sory

asunta

Catina dijo...

Buscando algo en google llegué a este blog y la discusión respecto a las artes visuales me parece muy piola. Soy argentina pero vivo de momento en Valparaíso, ojalá el dueño de este blog siga escribiendo de este tipo de temas. Me interesa mucho más que el último posteo acerca de si eras o no bueno en la cama. Para esas pavadas hay de sobra. Concéntrate en esto.