viernes, septiembre 22, 2006

277. última de Carmen (continuación de la anterior)

Como tirábamos en la misma pieza, todos escuchábamos y veíamos todo. Teníamos diálogos inter parejas, pero sólo eso. Al final íbamos a dejar a Carmen y la otra chica a sus casas o a un taxi, y más adelante me enteraba por Carmen, más por iniciativa suya que por la mía, sobre la impresión que el otro tipo (amigo o conocido mío) había causado. Muchas veces salíamos fuera de mi barrio y teníamos sexo en la playa o en las canchas de tenis de Marazul, cerca de la costa este de La Habana.

Conocí la rutina amorosa de algunas de las amigas de Carmen. Usaban las mismas frases siempre, sin variantes, y no les importaba que las escuchara. Comenzaban por ejemplo con: “papi sigue así”, y terminaban afirmando que era el mejor encuentro sexual de su vida. En ocasiones, cuando íbamos a la playa y le perdía el rastro a la otra pareja, al acercarme ya sabía en qué fase iban, sólo por escuchar a la mina. Los tipos reaccionaban con clichés: “es que yo soy especial, nena”, o cosas por el estilo. Yo trataba de explicarles que la chica había dicho lo mismo a 2 tipos más, pero era como si les hablara en otro idioma, no entendían.

Las chicas lo hacían por misericordia o por hacerle pasar un buen rato a su pareja. Claro, había excepciones. También eran capaces de humillar terriblemente a su hombre de turno. Carmen no, ella era un amor, al menos conmigo. Pero empecé a sospechar de cada uno de sus gestos conforme veía cómo actuaban sus amigas. Finalmente nos dejamos de llamar. De todas maneras ninguno de los dos vio más que un pasatiempo en el otro.

La vi dos años después cuando me recibí de ingeniero. Había engordado pero seguía encantadora. Tiramos, conversamos, fuimos a una fiesta de la que se marchó sin despedirse, enojada por algo que debo haber dicho, supongo, no me acuerdo, me emborraché y mis amigos me afeitaron las cejas. Pocas veces me he enfurecido tanto como cuando me miré en el espejo esa noche.

Estoy seguro de que Carmen fue más importante para mí de lo que fui yo para ella. Me dejó en herencia una infinita desconfianza hacia el género femenino. Nunca más creí lo que me decían en la cama (calma compañeros, hay matices). Años más tarde, en un taller al que llegué azarosamente en 1994, le escuché hablar a la Pía Barros sobre la manipulación femenina. Toda la razón, Pía.

37 comentarios:

Anónimo dijo...

En realidad se le produce, Malayo, una especie de identificación especular con las mujeres: Usted las odia porque, de acuerdo a lo que se lee, se odia a sí mismo, o mejor dicho, a la imagen representativa que Usted construye -oh, Lacan Dixit-: una proyección de sus frustraciones, a través del argumento fascista de echarle la culpa al otro (a Usted mismo) y a la otra, para liberarse de su carga de contra-bando. Ud. se felicita. Le gusta leerse así. Machote. Viril. Esta exposición es una manifestación abierta de morbo. Usted tiene, en sentido metafórico, sexo o un felatio con quienes le leen. Imagino que la masturbación escrita -la poesía- es parte de su performance. El narcisismo que nos presenta no me parece tan innato como inteligentemente programado o producido. Usted intenta vender una pomada -o simulacro de pomada- como un Bokowsky chilensis que necesita, como tantos otros poetas, construir su figura, su simulacro o su epitafio: poeta, rokero, y misógino -el terror de las desafortunadas grouppies- quien además que se para de cabeza en un monopatín. Es verdad lo que dice la admirada mujer que le disparó a Andy Warhol con Scum: usted prefiere a las mujeres sólo en partes: las disecciona simbólicamente para dejar un lado lo que a Usted le sobra: es ejemplar lo de los Potos tan fotografiados y dedicados en ésta y en otras páginas de sus más cercanos amigos. Creo que con esos antecedentes publicitarios, Usted pretende vender, así, la figura de He-man al interior de cada libro suyo, una estrategia de ocupación de un lugar falso: LA LITERATURA CHILENA. Otro día le hablaré sobre su poesía.

ATTE,

Oskar Kintana

Anónimo dijo...

mich!

Anónimo dijo...

ahí tení malayo!

Anónimo dijo...

yo no veo toda esa paja del tal señor oskar kintana, más bien veo un hombre con muchas ganas de enamorarse que parece que nunca se ha enamorado de verdad, que nunca ha tenido una relacion de igual con una mujer ¿culpa suya, Lacan tendra razón? el caso es que, señor malayo, ya va siendo hora de mirar el presente, por último el futuro y dejarse de huevadas pasadas en otros tiempos y otros lugares.

oscar guerra

Manuel Gacitúa dijo...

Kintana el fresco de raja. Así no se escribe ese apellido. Acaso Oscarito no hay leído a Lacan y las patologías de los nombres. De dónde saliste. tenís olor a argentino picante y cantinflero.

Saludos

Manuel Gacitúa

Anónimo dijo...

Por favor, señor Manuel Gacitúa, no se sicotice conmigo a raíz de una sola opinión. ¿Me puede decir Usted, por ejemplo, cómo se escribe el apellido de Rokha? O seguramente tiene en sus manos el manual del seudónimo bien escrito... Aclárenos esa duda. Y ahora, en vez de suponer, demuéstreme, en su defecto, que yo no he leído a Lacan, o ejemplifíquenos que lo haya leído Usted. O si no su itervención se queda en el escupitajo inofensivo. Puede insultar, si así lo desea, que en ello se sutenta, según veo, su propia estabilidad emocional. Lo que no tiene hipertrofiado, según usted mismo anuncia, es el centro de su cara. Su nariz debería ser contratada para las grandes perfumerías francesas -sólo de allí-, ya que en argentina lo echarían por xenófobo. No es que me interese la ortografía en particular, y no suelo utilizarla para invalidar a nadie, pero sólo le digo, secretamente, que lea bien su comentario, ya que alguien le podría decir que arregle las faltas que tiene Usted.

Al señor usuario anónimo le digo que pajas son las que se hace el señor Malayo y muchos de sus fieles lectores. No sea flojo, lea entrelíneas. Complíquese la vida, antes de que la vida lo complique a Usted. Y no tema masturbarse, sí así lo desea, y sobre todo, cuando decida perdonar la vida del señor Malayo, de seguro que a la próxima lo defiende mejor.


ATTE,

OSKAR KINTANA

el coño dijo...

es cierto, señor Kintana, ke Usted, tiene, por asi decirlo, envidia del coño, segun dicen por ahi?

el coño dijo...

ATTE,

El Coño

Anónimo dijo...

Mi vida, si Usted me conociera verdaderamente, es bastante menos interesante que la del señor Malayo, así que lo que se diga de mí es probablemente producto de su imaginación. ¿Porqué no se moja, en cambio, y opina sobre el tema que nos incumbe, antes que echar una cortina de humo y centrarlo en mi humilde fantasma que poco y nada importa?, ¿Qué opina sobre la misoginia de Malayo? Ahora, me halaga que intente imitarme, por lo que de seguro si alguien siente envidia es Usted del coño que supuestamente envidio yo. Señor coño, estamos hechos uno para el otro.

ATTE

Anónimo dijo...

(Caso 2: La orgía).

Malayo: ¿se ha fijado que Usted ha tenido que demostrar en público que es un Macho-viril-follador, con testigos -y le encanta a Usted repetirlo-, de que efectivamente era capaz de tener sexo -como, supuestamente, debe ser- con una mujer? Es decir, para demostrar su hombría, so pena de que sus amiguitos opinen lo contrario, ha tenido que hacer una performance orgiástica, es decir, un show; ha tenido que hacer un papel frente a los demás y para sí mismo, con el fin de comprobar ante un jurado compuesto por su pandilla cubana de que era capaz de hacerlo con Carmen. Usted la llevaba como un trofeo, una muñeca hinchable a la que todos querían penetrar, y de quien Usted sólo valoró su faldita corta y su trajebaño antes que ella misma, y que, para rematar, probablemente era puta (oh, la recurrente fantasía de todo Hombre).

Es un caso de libro: el Macho que tiene que demostrar frente a los demás que es parte del Club de Toby, copulando con la Hembra más receptiva y deseada, y demostrando dotes de fuerza y arrojo, intimidación o violencia, (caso del Skate) cualidades que lo alzan como Jefe (FALO) frente a los demás. Usted, según veo, sigue buscando la aprobación de los muchachos y respira tranquilo cuando, terminada la función, ellos le aplauden y le tranquilizan: "aún eres uno de nosotros".

¿Qué le motiva a continuar demostrando eso?

ATTE

Oskar Kintana

Anónimo dijo...

Estimado señor Kintana: 100% de acuerdo con usted. Sólo tengo una pregunta: ¿cuál cree usted que es la razón de fantasía recurrente entre los hombres de asociar a su pareja con una puta?

pruebo con tu mujer si quieres dijo...

señor Kintana, las putas argentinas que están en Chile son de lo mejor. No sabe lo que se está perdiendo. Si hasta hacen el beso negro.
Si se pegara unos polvitos con ellas se dejaría de hablar galimatías infundadas. Dónde estudió seror Kitana patan mongo.

Anónimo dijo...

excelentes comentarios del señor kintana. el señor malayo es un troglodita que utiliza conceptos sexistas e insultantes como "manipulación femenina en la cama". esos conceptos están tan pasados de moda como la poesía new age del señor malayo.

Anónimo dijo...

como las putas no hay all ray

Anónimo dijo...

no hay nada como afilarse a la mina de moda. Imagínense un polvo con la COté Lopez, para chuparle los dedos y meterle la prieta sabrosa con furia. De puro macho sexista y culeador y qué maraquitos analizados con psiquiatras baratos o toyeros.

manipulación femenina en la cama dijo...

lo mejor de la tierra.

cristián gómez dijo...

Es verdad Oscar que le mamas la verga a Justo Pasto Mellado. Y que este mariconcito te da clases con el lapiz de carne?

Anónimo dijo...

malayo
los comentarios de tu blog están a la altura de tu blog. que no puede ser más que leído por cristianos miltantes, homófobos y fascistas.

nadie dijo...

Esa última frase hace saltar a cualquiera. Sobre todo y que me perdonen sus amigos, porque la Pía Barros repesenta para mí esa literatura femenina de la que no quiero ser parte. La verdad hace añísimos en un taller de Poli Délano me dijeron de un cuento "tiene algo de la Pía barros"...fue en ese preciso momento que supe que no sería escritora. Ahora me las arreglo con el "block" para desasirme de las letras que tengo pegadas a los dedos. Buena historia con Carmen, lamento que por ella todas hayamos caido por el desfiladero, pero bueno, todos tenemos nuestras "Cármenes" o Carmelos...

nadie dijo...

Nunca había visto tanto anónimo, no será que Carmen y sus amigas andan de xx por este blog????

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con que este Blog parece ser leído sólo por "cristianos miltantes, homófobos y fascistas".

Estimados anónimos (especialmente quienes utilizan el insignificante insulto, tan poco efectivo, sobre todo, por poco inteligente y creativo -me salió verso...): esfúercense un poquito, y suban el nivel. Veo que existe el síndrome de Barra Brava y la catarsis colectiva les hace decir lo que de otra manera no pueden. De seguro alguno escribe poesía y sueña con parecerse a Malayo y es un o una poeta tranquilo/a, callado/a, con ganas de hacer buenos versos, o escribir un buena letra de rock: si van a defenderlo, al menos imítenlo, que nuestro héroe es, a fin de cuentas, un misógino transparente, sin conflictos: no necesita insultar para validarse o invalidar a nadie. No contesta, si algo no le gusta. No dice que no ni dice que sí. Es feliz así, parándose de cabeza. ¿No ven que estamos en un blog donde se privilegia la literatura y las humanidades...?, ¿No ven que se escribe desde Providencia?...

ATTE

Oskar Kintana

Anónimo dijo...

Malayo te están desafiando!

paula dijo...

prepárate kintanilla, cuando Malayo te conteste vas a tener que pedir perdón de rodillas.

Anónimo dijo...

no creo que malayo tenga argumentos para contestarle a kintanilla...

Anónimo dijo...

Kintanilla, aunque comparto algunos de tus conceptos, de lo que llevas escrito en este blog queda claro que escribes muy mal: poco claro, confuso y mal redactado.

Carmen dijo...

Soy Carmen y simplemente amo.

anónimo, anónimo, anónimo, anónimo, anónimo, dijo...

kintanilla y cia:

no se habían visto por este blog huevos tan seriotes, tontones, ignorantes y pagados de sí mismos que ustedes. Qué se creen los mierditas tan políticamente correctos. tan preocupados de privilegiar a la literatura y las humanidades. De dónde salieron huevones fétidos a fomedad, secos de estulticia, lerdos para razonar. Quién cree que los blogs son para algo más que decir imbelicidades debería pasar encerrado en un biblioteca.
Kintanilla estai fétido a academia barata. Cuánto humor te falta peliento de la mente. Acaso soy un padre y señor de la buena leche.- Un tipo transparente. Dudo de los moralistas infames, de los pelotudos que comulgan con ruedas de carretas. Qué más queda que taparte a chuchadas para amenizar. Chau mierdita fresca.

penecidio dijo...

mwe aburrieron hijos de puta, soy el penecidio y moriran con mi espada de carne los Oskar y Julios, que son de la misma specie, FIGURONES, inseguros, agueonaos, pero tiernos, me prevocan ternuda por eso sus muertes serán rapidas, estocadas de pene al corazón

he dicho,

el pene

Anónimo dijo...

Carmen yo te amo a ti:

gabriel

Anónimo dijo...

Pues qué pena! al penecidio

Brindis.... dijo...

Fome la tallita del pene. ponganse más ingeniosos los weones, que ya estoy echando de menos a germán Carrasco para terciar un rato.

Anónimo dijo...

Ni cal ni canto: al paredón los cerdos cuicos que se refosilane en su pobredumbre.

Anónimo dijo...

"Qué se creen los mierditas tan políticamente correctos"

Pues Usted me da la razón: la excusa del fascista para no razonar es decir que el otro no reflexiona. Pero esto lo dice a combos, en montonera, a insulto limpio. Usted ningunea la "academia" como si hubiese aprendido a escribir o a leer por generación espontánea. Otra cosa es que efectivamente presuma de saber ambas cosas. Ahora, no es de extrañar que manifieste públicamente sus fobias: por ejemplo, a la seriedad, y, en definitiva, a todo lo que le molesta. Como solución, no haya nada mejor que recurrir al insulto ante la falta de ideas y la incapacidad real para oponerse.
Comprobado: se siente contento y poderoso gritando en la hinchada "Malayooooo, Malayooooo" y llenando de "mierda" al equipo contrario. A eso llega su capacidad de acción y reflexión y luego regresa tranquilo a su casa a leer poemas. De seguro encontrará una ética muy parecida en algunas páginas web nazis: la estrategia infantil de la intimidación. Perro que ladra no muerde. Le animo a que muerda. Sé que puede disentir verdaderamente, y no quedarse sólo en encender un peo con la llama de su furia. Le animo a que nos explique lo siguiente: si lo políticamente correcto (denunciar la misoginia de Malayo) es algo "malo" y reprobable, entonces, ¿lo políticamente incorrecto (aplaudir a Malayo)sería algo "bueno" y defendible? No transo con eso, señor anónimo. No todas las políticas incorrectas son la política correcta. Y lamento que esta intransigencia sea aburrida y no tenga el humor que usted necesita. Le animo a que se sienta orgulloso de tener una idea. Sé que Usted puede tener una idea. Y no me refiero, precisamente, a la de creer, como el Japening con Ja, que el humor lo resuelve todo. Que un chiste sobre "minas" hará que todos nos riamos.

ATTE

Oskar Kintana

Anónimo dijo...

yo creo que oskar kintana es mujer, es más, me atrevería a asegurar, (obviamente puedo equivocarme=, que es Huir. No tengo ningun argumento, solo un simple olfato virtual

Anónimo dijo...

Kintanilla: todo se resuelve con humor. Lo de usted es imbecilidad. Déjese de denunciar huevadas. O trabaja por las mujeres siendo hombre. Qué raro. Olor a maricon lacho.

Anónimo dijo...

Señor anónimo penúltimo: usted puede especular lo que desee con respecto a mi persona y género, pero ¿sea lo que sea, eso invalida o neutraliza mi discurso o mis argumentos?.

Señor anónimo último: supongo que los negros de África que mueren de hambre les basta con reírse para estar alimentados. Es asombrosa su capacidad de reflexión: los nenes no pueden trabajar en favor de las nenas. ¿Solidaridad de género? Lea. Infórmese. Estudie. ¿Quién le dijo que soy hombre?, ¿Alguien le asegura que soy mujer?, ¿Le importa?. ¿Importa? Es verdad: es una lástima que la mayoría de los lectores de este blog sean unos cuasianalfabetos homófobos y fascitas. Otro día hablaremos de imbecilidad.

ATTE

Oskar Kintana

Anónimo dijo...

Oscar, es cierto que te dicen el brujo. A mí me encantaría sacarme la suerte contigo. Te deseo lo peor para que se te devuelva lo mejor. cuidado al salir de tu casa, che, que allá raptan.