martes, abril 03, 2007

379. La carne humana debe tener un sabor especial

A mediados del siglo XIX algunas aldeas de la India eran asoladas por tigres que se habían acostumbrado a la carne humana, llegando al extremo de menospreciar a otras presas, incluso cuando se les ofrecían en bandeja. Tenían un nombre, no lo recuerdo ahora. Para librarse de ellos, los pueblitos contrataban a cazadores especializados. Lo mismo ha ocurrido con algunos tiburones que se han quedado a vivir en las costas después de degustar a algún bañista. Siempre he escuchado que a las fieras de los circos y zoológicos no se les alimenta con cerdo por su parecido al sabor de los seres humanos; aunque no me he tomado el trabajo de corroborarlo.

Investigando sobre música y trance con vistas al proyecto de título que debía adjuntar a mi postulación a un magíster de musicología (que finalmente deseché), di con varios textos que relataban las prácticas de canibalismo de algunos pueblos sudamericanos. De acuerdo al relato de los cronistas del siglo XVI, existía un protocolo, que comenzaba con una declaración recitada a los prisioneros, en la que se especificaba su suerte más o menos en estos términos: “te hemos tomado prisionero y te vamos a comer por tales y cuales razones, etc”. Luego, el prisionero pasaba a vivir en la comunidad, que lo acogía como uno más de sus integrantes, e incluso recibía una esposa con la que podía tener hijos (si el tiempo alcanzaba para tanto) y que se entristecía cuando llegaba la hora de faenarlo. Las partes más apetecidas eran los dedos, que se tenían por exquisiteces a pesar de lo que cuesta comerlos por la poca carne y la elasticidad de los tendones. La carne humana debe tener un sabor especial.

Hace un tiempo la prensa contó la historia de dos tipos que se pusieron de acuerdo por internet para que uno se comiera al otro. Parece que se juntaron, cocinaron el falo del más estúpido de los dos, que luego vio cómo el otro se lo comía, cosa que debe haber resultado muy placentera para ambos. No obstante estos extremos que cualquier deportista del sadomasoquismo consideraría una exageración, el canibalismo tiene algo de sensual. Reflexioné sobre esto después de preguntarme por qué a veces he sentido algo parecido a la excitación mirando esos terribles documentales supuestamente educativos de la televisión por cable, que muestran cómo unos leones saltan sobre una cebra, la derriban y la sujetan por el cuello al tiempo que comienzan a devorarla. No encontré la respuesta pero me sirvió para recordar la génesis de mi imaginería sexual.

Debo haber sido bastante apuesto cuando tenía tres años, porque recuerdo muchachas en faldas deteniéndose a abrazarme en la calle mientras iba de la mano de mi madre. Quería tener sexo con ellas pero no sabía cómo; mi fantasía era morderles las piernas. Las de mi edad no me interesaban en lo absoluto, en cambio las grandes me fascinaban, lo que prueba que ni siquiera entonces fui pedófilo. Yo les mostraba los dientes para amenazarlas y eso les hacía gracia. Me calentaba ese malentendido. Al acostarme recordaba cada detalle.

Cumplidos los cinco años mi fantasía era más elaborada: participaba de una cena a base de mujeres. Sucedía en el comedor de un castillo, las traían en grandes ollas que colocaban sobre mesas de madera gruesas y muy largas. Había muchos otros comensales conmigo, creo que la escena replicaba una comida de colegio. Las tomábamos. Lo que más me calentaba era que estuvieran conscientes pero exánimes, como muñecas con las articulaciones laxas. Les mordíamos los senos, los hombros, y ellas no podían defenderse. Su aspecto físico todavía me agrada, delicadas y flexibles, de pelo largo (la moda hippie de entonces).

Sigo siendo aficionado a morder; me gustan las partes que contienen más carne: muslos, glúteos, hombros; también el cuello y las clavículas por la facilidad con que podría romperlos. Los senos, porque dejan a la mujer en una posición de indefensión, sobre todo cuando se le sujetan las manos. Y el sexo, porque es el misterioso centro del cuerpo femenino. Puedo describir todo esto, y entender la relación que tiene con la manera en que es usado el verbo “comer” en las conversaciones masculinas sobre sexo; pero no puedo explicarlo. Supongo que viene de algún lugar muy adentro de nosotros.

inspirado en el canibalismo de corazón de látex y publicado en the clinic hace 2 semanas

24 comentarios:

Anónimo dijo...

cri cri...

nadie dijo...

esto de comer y el sexo es de un lazo tan aracaico. los psicoanalistas se regocijan con nuestros nombres hacerca de lo rico que es comerse a ese medio filete que a veces es dulce y nos hace agua la boca...
la saciedad es casi imposible...ni hablar

fidelio dijo...

... como las mordidas de los vampiros; unos melancólicos condenados a la eternidad!

mxrasta dijo...

pinches canibales

Anónimo dijo...

jamàs en mi vida me acostarìa contigo malayo!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

¿Has probado la carne humana?... yo siempre he tenido la curiosidad de hacerlo pero creo que me he detenido por cuestiones morales.

Sin embargo, hay dos o tres personas con las que disfrutaría ese placer.

Lo mío no es sexual, es más bien, vengativo. Creo que más bien, es un arte que se desarrolla en mi cabeza desde hace mucho tiempo.

Sin embargo, creo que soy un poco diferente. No me atrae la idea de comer la carne hasta engullirla, sino solamente paladearla y escupirla y ver los ojos de la persona, sus reacciones, su temor y confusión.

Malayo dijo...

no creo que sea una buena experiencia, me da un poco de asco.

mejor llama a esas personas y convéncelas de que se tiñan el pelo de verde o algo así. esa sería mejor venganza.

Anónimo dijo...

Tengo un numero de un buen psiquiatra si quieres hablar de eso.

Anónimo dijo...

la fantasia es una parte importante de las pesonas pero hay una linea entre fantasia y realidad, mas de uno se imaginado que le pasa alogo malo a otro, ya sea por venganza, coraje u/o odio lo imaginamos del peor modo que se nos sea pocible es el alcance de nuestra imaginación al igual que muchas fantasias y es algo normal y la moyoria no las manifiesta o la hace realidad por respeto hacia si mismos y a los demas que tambien es algo normal, la fantasia es un recurso de la mente para ampliar nuestras experiencias ya sea en lo mas bajo como en lo mas noble, y a las señoras que se asustan y rapido corren con psiquiatras... son como los que ven a una persona tirarce un pedo y ponen cara de espanto.. (por dios ve con un doctor yo tengo en numero de uno muy bueno....) una cosa es tirarce un pedo y otra muy distinto cagarce en los pantalones

Anónimo dijo...

Arranco pezones a mordiscos. Mastico vaginas y luego las escupo en las bocas de sus dueñas. Estais taraos jajaja

Anónimo dijo...

el diccionario de las parafilias es muy extenso, el nombre des esta fantasía es GINOFAGIA o en ingles gynophagia, aunque para mi esa palabra fue inventada, no existe en realidad

Anónimo dijo...

Yo también he tenido curiosidad de saber como sabe la carne humana, sobre todo las de mujeres de piel blanca, se me afigura que tienen la carne mas blanda y jugosa. A veces cuando veo una chica con esas características empiezo a sentir hambre. Obvio NO lo haría, es iliegal, es solo una fantasía y NADA MAS.

Kan Chile dijo...

weon Anonimo estas totalmente loco, te gustaria ke me comiera a tu madre o a tu hija para hacerles lo mismo que tu kieres hacer?
Weon!!! matate loko estas gastando oxigeno en la tierra!! efermo ql. andate a la concha de tu madre!!! lo mismo para toos los enfermos que tienen fastasias weonas matense culiaos!!!

Kainsmoney dijo...

Hajaha , curiosidad por saber como es el sabor porque nunca se va a hacery como el canibalismo era comun hace cientos de años , puede que haya historias de como era .

Anónimo dijo...

De alguna extraña forma me gustó...Jamás se me ha antojado probar la carne humana, sin embargo, el tema del canibalismo siempre me ha atraido.

Pepe dijo...

Bueo amigos ya que estan hablando de comer carne humana les cuensto que si es rica pero si tiene que ver con algo sexual, yo me he comido a 4 mujeres, demore casi un mes en terminar a cada una , las cuatro fueron seleccionadas por ser hermosas, y prefectas, nunca comeria carne de un hombre,, bueno la carne es lo mas delicioso que puedes tener te satisface emocinalmente, y fisicamente... pero es ilegal, bueno espero puedan en algun momento disfrutar de los placeres de la visa ...

Anónimo dijo...

jajajaja sos todo un maricon

Anónimo dijo...

pues yo me cargue a 12 tios 5 tias que eran jodidamete deliciosos en lo personal teneis mejor sabor los majos

Anónimo dijo...

Yo he tenido fantasías de comerme a hombres. Pero no lo haría realmente; me excitan las historias de caníbales que devoran a apuestos exploradores de pantalón corto y piernas musculosas y velludas. Cuándo estoy chupando a un hombre me gusta decirle que mi fantasía es que soy un canibal y lo saboreo antes de devorarlo entre toda la tribu. Sobre todo cuando les estoy comiento la polla me gusta subir y chuparles las orejas y el cuello; el sabor de las piernas y los pies de un hombre me encanta. Prueba de mi tendencia erótica/caníbal es mi afición al semen que considero es delicioso y alimenticio además.
A muchos hombres les ha excitado mis fantasia sexual de ser un caníbal que lo devora después de haber caído prisioneros de mi tribu. Tengo la siguiente fantasía: atrapamos a un grupo de exploradores españoles muy atléticos en la selva y los llevamos al poblado; soy el jefe y al mirar a uno de ellos que tiene un cuerpo musculoso con piernas muy fuertes y un paquete muy marcado me relamo mientras el ve como me relamo mirandolo con hambre y noto que se excita y se le pone dura. Me lo llevo a la choza para saborearlo enteríto, desde las orejas hasta la planta de sus pies y me trago su polla con hambre hasta hacerlo correr en mi garganta, Hmm!!

Anónimo dijo...

Es verdad, es delicioso el sabor de las orejas de un buen macho, también los pies y las piernas son deliciosas me gusta hasta el sabor de los calcetines sudados y lamer el interior de los zapatos masculinos recien quitados y aún calentitos de los pies. Me encanta que un buen macho note que le miro al paquete con hambre.

Anónimo dijo...

Chicos, estais todos locos, deberias más de uno ir presos, por asesinos, canibales y homosexuales. Vuestros problemas mentales son graves, en algún momento se los pillara, y ahí a tiros os van a liquidar. Ojala ello ocurra pronto, ah y que tiren vuestros cuerpos a los buitres, descastados miserables

Anónimo dijo...

Si alguna persona mata a otra persona se cual sea el motivo. Esa acción se la llama asesinar, y el, ella, los o las que lo hacen son asesinos/as. Lo digo sin ánimos de culpar. La gente mata por las ideas que tiene, por lo que piensa, por lo que sienten, por lo que usan o desean. Como siempre. Como en guerras, en prisiones, en venganzas, por justicia, por robos, por supervivencia, por rivalidad, por condenas, por alimentarse, etc...

Anónimo dijo...

La personas no solo matan a otras personas. También matan animales, plantas, insectos y si se cruza también a cualquier otro tipo de ser... por cualquier motivo, acción o reacción.

Anónimo dijo...

ami tambien me encantaria tener a un chavo amarrado y cortarle los pies para comermelos y qe me vea como me los como y darle qe coma tambien de sus pies me encanta la idea de comer pies .antes de cortarselos me gustaria chuparselos bastante holerselos y tambien sus zapatos me gustaria ver su expresion cuando se los cortara .claro solo sus pies una persona puede vivir sin pies .