lunes, agosto 27, 2007

463. in memoriam

Quien quiera degustar estas langostas tendrá que cruzar el Estigia: las fotografié en una pecera a la salida de un restaurante tailandés. Con toda seguridad fueron devoradas y hacen compañía en este mismo instante a Lennon y tantos otros.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Te dio con Lennon...

Anónimo dijo...

ufff cómo te maltratan por allá!

Anónimo dijo...

malayo llegó que rato a santiago, el otro día lo ví en el tavelli

pure poison dijo...

hay una parte en la interesantísima película de Mr. Been (no se si asi se escribe el apellido de esa bestia) donde se come la langosta entera...me encantaría probar a hacerlo. era genial.la recomiendo (esa parte no más) porque además en esa escena comía ostras y el tipo hacía unas asquerosidades terribles que daban mucha risa porque no le gustaron para nada.
aporte de chain en la cesantía.
Besos

Anónimo dijo...

Si las langostas fueron devoradas seguramente no están ni cerca de Lennon ni de ningún otro.

Las langostas al ser devoradas, posteriormente han de ser digeridas y evacuadas por el organismo.

Por lo tanto, han de estar en alguna fosa séptica, viajando por el alcantarillado con destino al mar, estacionadas en algún baño de pozo, dejadas al camino cercano de algún potrero, o en el calzado de un distraído peatón, al que ojalá le caiga la gracia del dicho "que pisar mierda trae buena suerte". =)

pure poison dijo...

muy cierto