viernes, diciembre 14, 2007

525. biodanza

Una amiga asistió a un encuentro internacional de biodanza llamado “Minotauro”. Uno de los ejercicios del taller era el “túnel de caricias”. Se trataba de pasar con los ojos cerrados a través de un túnel humano, en cuyo trayecto se recibían caricias del resto de los asistentes. Algunas personas se empelotaban para sacar más partido (afectivo, se entiende, o sea supongo) a la experiencia. No fue el caso de mi amiga. Sin embargo, cuando le tocó el turno recibió una caricia inesperada: una mano se aferró firmemente a su sexo. A pesar de que no es la tónica de los encuentros de biodanza, según cuenta mi amiga, ella dejó de asistir a otros. “No soy trancada (dice) pero yo elijo quién me toca”.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

por supuesto, las mujeres cuando quieren los hombres cuando pueden, siempre ha sido así, ejalé!!!

Anónimo dijo...

No importa que las mujeres nos fastidien; lo que no soportamos es que nos fastidie siempre la misma.

Las batallas contra las mujeres son las únicas que se ganan huyendo.

Anónimo dijo...

las mujeres siempre andan con el vestido de novia en la cartera y los hombres con las zapatillas de clavo en el bolso

mariasoleda dijo...

3.34 y 5. 11, me hicieron reir chiquillos, uajjaaaaaa, lo de la guerra de los sexos es muy chistoso, muy infantil, comico total

oye malayo, justo estaba pensando en lo promiscuos naturales que somos los mamíferos, estaba viendo a mi gata con sus gatitos y a los gatitos entre ellos como se tocan, chupan, revuelcan, duermen unos encimas de otros....es una cosa tan natural, tan únicamente mamífera lo de tocarse y dejarse tocar, no?

soldado que arranca alcanza para otra batalla dijo...

la 3.34 soy chiquilla, mi propia experiencia y la observación a terceros me hace darle la razón a Noel Clarasó en el primer párrafo y a Napolón I en el segundo.

Anónimo dijo...

bien ingenua tu amiga Malayo, o se hace la ingenua, porque cuando participas en un túnel humano de esos "terapéuticos", además en pelota, sabes a lo que te expones, y que te toquen una teta o el poto es parte del cuento.

la vieja de al lado dijo...

Leí sobre la biodanza y en ninguna parte dice que es un requisito sacarse la ropa, así que los que lo hicieron fue de su cosecha no más.

No comparto que sea obvio pensar que un@ sabe que se expone a que cualquiera le toque más allá de lo permitido en una instancia que no lo amerita. Si fuera así no tendríamos por qué molestarnos con los roces "fortuitos" que se producen en el metro.

Asi que no la encuentro pa na ingenua tu amiga, la encuentro impávida (o sea pava), yo en el caso de ella me paro y le pego un combo en su sexo al manilargo.

nadie dijo...

a mi me da como monos esa naturaleza mamífera fijaté,
tremendamente ondero lo encuentro, en todo caso yo creo que tu amiga no es pava, en general uno aprende de las experiencias, ahora que la tocaron "en buena onda" ya no le volverá a pasar...

Anónimo dijo...

como es eso de que te da "monos"? en mala? no quieres a tu naturaleza mamifera o eres extraterrestre?