lunes, febrero 25, 2008

571. Casi fui Roque Dalton.

Murieron unos cubanos en Granada durante la invasión gringa a ese país en 1980 y algo. El coronel Tortoló estaba al mando del destacamento. Al bajar del avión en el aeropuerto José Martí dijo a Fidel con aire marcial: “¡Comandante en jefe, la misión ha sido cumplida!”. Nada de eso: había recibido la orden de combatir hasta la muerte. Lo degradaron; de todo esto uno se enteraba por comentarios. Los rumores en Cuba son asombrosamente fiables, una verdadera prensa alternativa. De ahí en adelante circularon chistes sobre el tema, y a los corredores de atletismo les decian Tortoló.

Yo estudiaba por aquel entonces en las Escuelas Militares Camilo Cienfuegos y algunos amigos, que realmente todavía quiero y respeto, aunque no sé qué habrá sido de sus vidas, cayeron en la ridiculez de ponerse a llorar cuando divulgaron la noticia. Conversando del tema e imbuido de fervor patriótico marxista, lancé mi propia frase revolucionaria: “no importa, vendrán otros”. Lo que quería decir es que lo realmente importante era la idea, no los hombres; ahí estábamos nosotros formándonos como soldados del socialismo para seguir defendiendo la idea, la revolución…

Casi me linchan, tuve que deshacerme en explicaciones porque ya veía que me ponían en un consejo disciplinario o algo así, en circunstancias de que era más revolucionario y comunista que todos ellos juntos. Una frase de Fidel citada oportunamente calmó los ánimos: “Los hombres mueren, el partido es inmortal”. En fin, dudo que mis ex compañeros la recuerden, y además fuera de ese impasse, los sigo queriendo. Buenos muchachos. Lo malo era la idea, no el ser humano, digo ahora revirtiendo el sentido de lo que decía entonces. Lo mismo corre para el resto de los fundamentalismos.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

maricones y borrachos, pero "buenos muchachos"...

Anónimo dijo...

Pasa un poco como la película:

"No Country For Old Men"

Literalmente significa "No es país para viejos", pero otros la traducen como "Sin lugar para los débiles", yo me qudeo con la última.

Anónimo dijo...

Eu não gosto de pessoas velhas nem fracas, eu amo muito Javier Bardem

Anónimo dijo...

Malayo: fíjate lo complaciente que eres con los grupos de poder.

Si te hubieran mandado a gringolandia seguro te hubieras convertido en un caso Lewinsky.

Anónimo dijo...

Yo no te entiendo.

Hace poco te lamentabas por no haber vivido tu vida en Francia y de no haber tenido la posibilidad de estudiar en una universidad de primera línea.

Ahora te enorgulleces de ser un idealista del comunismo en Cuba donde hace rato lo mínimamente humano es inalcanzable para la mayoría, o sea, Libertad.

Anónimo dijo...

no hay na que entender, este es el país de la esquizofrenia galopante

enamórate de mi Malayo, no tengo poder político ni pega pa ofrecerte, pero igual podríamos buscar otros afrodisíacos, como las pelis de Javier Bardem mmmh?

Juan

mariasoleda dijo...

malayo, el problema de los que comentan tu blog es que les falta comprensión de lectura, así no hay caso, pero no importa, me gusta el rol de profe:

anonimo de 01:22: malayo no se enorgullece de ser un idealista del comunismo, todo lo contrario: con su relato demuestra (sin necesidad de explicarlo letra a letra) que ese ideal era muy estupido, y que ahora el ideal es el ser humano, no la ideología ¿ahora entendió mijito(a)?

Anónimo dijo...

no generalizar, por favor

precisamente a mi lo que me falta no es compresión de lectura

de hecho pensé que eras tú mariasoleda la anónima 01:22


es muy simple, no hay na que entender

Anónimo dijo...

yo no creo que sea un problema de comprensión de lectura, los comentarios nacen desde una reflexión espontánea relacionada con el tema y a su vez de paralelos que cada quien procesa según conoce a Malayo y no tiene porque ser estrictamente ceñido al texto que ha escrito de entrada.

Asi que mijita mariasoledad si lo que deseas es pasar por muy inteligente te voy a pedir que tomes el cargo de Ministra de Educación.

Anónimo dijo...

Por lo demás, hasta el malayo en sus afán de defender a Provoste tiene problemas de comprensión de lectura, porque también ha argumentado con elementos que no se han aportado en los comentarios de la entrada anterior.

o no?

Anónimo dijo...

anónima anterior:

dices que no entiendes los textos ni lo que conoces de la persona Malayo, pero realmente lo que no entiendes es a ti misma

Anónimo dijo...

además, pierdes tu tiempo si intentas entender al malayo, porque él no va a hacer ningún esfuerzo para que algo así suceda, todo lo contrario, por eso, intenta entenderte a ti misma ¿qué haces un lugar donde nada hay que entender?

pd. deja tranquila a la mariasoleda, que es más inteligente que tú

Anónimo dijo...

¿qué haces en un lugar donde nada hay que entender?

Anónimo dijo...

Lo que no entiendo en realidad y me parece aún más grave que no entender a Malayo es por qué la mariasoledad y tú no dejan tranquilos a los demás con lo que quieran escribir.

Si no le molesta al dueño del blog lo que uno le dice no tiene por qué molestarle a otros otras.

Eso es lo que no entiendo.

Anónimo dijo...

Malayo corre por su vida
Salvese quien pueda

"Los efectos de madrugar son de muchas índoles, pero todos corrosivos de la personalidad (...). Los que se levantan temprano a fuerzas constituyen un grupo social descontento, en donde se gestarían revoluciones si sus miembros no tuvieran la tendencia a quedarse dormidos"