martes, marzo 16, 2010

Y yo que pensaba pagarle a un brujo vudú para que enchufara mi alma en el cuerpo de un gato

Escuchando el ronroneo de mi gato me formulé una pregunta metafísica: ¿Sufrirán los gatos?

entonces mi gato reparó en mi semblante
intuyó mi duda
y me dejó caer su mirada
no al acecho, como cuando escala las rejas del balcón de los
vecinos
no de angustia, como cuando va a saltar sobre un pájaro
sino de cansancio
como diciendo y suspirando a un tiempo:

los gatos también sufren.

De El libro de los tiburones (1995)

11 comentarios:

Anónimo dijo...

los gatos tambien hartos de ti.

Anónimo dijo...

Y porque no le pagas a un brujo para que te enchufe un palo en tu raja, Malayo.

Anónimo dijo...

ese debe ser el que antes te quería y ahora te odia... (pero ten presente, de acuerdo a la experiencia, que tan sólo se odia lo querido)... ¿no crees?

Anónimo dijo...

ese debe ser el que antes te quería y ahora te odia... (pero ten presente, de acuerdo a la experiencia, que tan sólo se odia lo querido)... ¿no crees?

Anónimo dijo...

Malayo porque hablas en tercera persona????

Anónimo dijo...

Yo creo que sufren al igual que "los muebles" ...y son igual de traicioneros.....

=)

Anónimo dijo...

cambia la wea pues Malayo!!

te estás poniendo más fome que conversar con Julio Carrasco!!


y eso sí que es fome.

ATTE
.....

Paola dijo...

Malayo,

Con ansias espero ver el posteo con las fotos de Bianchi haciendo terapia en el sur.

Aperrando.

Será eso posible?

Anónimo dijo...

estoy pensando que el vudú le pagó a un gato para que te coman los tiburones... tan desaparaecido que andas, digo... o

¿ya no tiene tinta tu tintero?
¿tienes alguien que te quiera?

Anónimo dijo...

lo quioere la pichula de su novio.

Mlayao es gay

Pame dijo...

La Rosita Clara tiene alma