lunes, septiembre 26, 2005

46. Los Muebles VS Lan Chile II

(fotografía: Victoria Achurra)

Siempre tuve una relación especial con la canción: "He manejado el automóvil de mi vida por la dura carretera del rock n roll". Me la cantaba a mí mismo cuando estaba cesante y había sido catapultado desde el metro cuadrado que compartía con mi ex novia en el Parnaso. Además representa muy bien el sentimiento mueblero que armamos con Barcaza y Bianchi en muchas conversaciones absurdas, pero eso es tema para otro posteo.

Apenas escuché el comercial de Lan Chile supe que Los Muebles estaban por añadir otro capítulo a su ya estrafalaria biografía. Primero traté de no darme por aludido, después monté en cólera y dije: ni son muebles, ni conocen la carretera del rock, que es bastante dura. Más tarde pensé que demandar a una línea aérea era algo que nos vendría bien porque significaba relacionarnos con el cielo. La meta era convertir este traspiés en una conquista, sacar provecho de nuestra desventaja.

Los músicos de Lan Chile fueron tan frescos que ni siquiera se tomaron el trabajo de cambiar de tono la melodía. Mucha gente me llamó por teléfono para avisarme; empezaron a circular rumores de que el segundo tema se estaba escuchando en otros comerciales. Para más remate me llegó un mail dando aviso de una iniciativa que era la copia exacta (palabra por palabra) de un comunicado de prensa de casagrande. Me puse paranoico y empecé a desconfiar de todos los desconocidos a quienes de buena voluntad había entregado algún trabajo mío.

Muchos amigos me animaban a exigir pasajes a modo de indemnización, pero yo sabía que la cosa no sería tan fácil.

3 comentarios:

Sergio Coddou dijo...

Julio:
Plagiadores hay en todos lados... es que, como decían los Jaujarana, "ya no se puede escribir con la ventana abierta"...
saludos!

La testigo dijo...

Y...
¿Qué vas a hacer?
No sé si comparto tu ira, acaso sientes ira, pero incluso lo tuyo me da una impotencia muy personal.
Tal vez de verdad puedas sacarle provecho.
Cariños

crisis dijo...

amigo: la vida es muy injusta.