miércoles, septiembre 28, 2005

48. Los Muebles VS Lan Chile III
















Me convertí en un saco de nervios entre febrero y marzo de 2005. Siguiendo instrucciones de mi abogado, que también es mi amigo, grabé varias veces el comercial a medida que aparecía en la radio.

Cuando empezó a aparecer en TV me puse a mirar programas de animales en el cable y cosas por el estilo para captarlo en video digital. A veces estaba una hora mirando un estelar y justo cuando iba al baño tiraban el comercial. Los hijos de puta lo sacaban al aire cada una hora aproximadamente.

Aprendí de esa manera que el comercial salía exactamente a la misma hora todos los días en la radio. Las apariciones en TV eran más azarosas, no sabía bien en qué programa, las veía en uno y después en otro. También aprendí que la exposición por más de 15 minutos a esos programas que son para toda la familia, produce náuseas, mal carácter y enajenación. Estaba por volverme loco.

No podía mandar cartas a la prensa ni hacer público el plagio porque mi abogado me había dicho que los abogados de Lan Chile pagan por evitar el daño, o sea que si se hacía público, les dejaría de interesar el asunto.

Hasta que otro abogado experto en derechos de autor le dijo a mi abogado que no le veía mucho destino judicial al caso. Estas eran sus razones:
1. La publicidad hace parodias de canciones constantemente
2. Era difícil acreditar un perjuicio significativo, dado que los muebles no tienen una imagen pública que se haya visto dañada.
3. se requiere que exista un daño que se pueda valorar económicamente.
4. lan chile recibe miles de cartas distintos artistas todo el tiempo, y muy pocos concretan sus amenazas de ir a tribunales.

Estas son mis respuestas:
1. No se puede parodiar una canción antes de que se haya hecho pública
2. ¿Imagen pública de los muebles? Cualquiera que nos haya escuchado va a pensar que hacemos música a partir de los comerciales.
3. no sé qué responder a eso.
4. razón de más para entablar demanda.

Estaba atado de manos. No hice ningún movimiento por no contradecir a mi abogado. Pensé que estaba trabajando en el caso y cuando me di cuenta de que no era así, ya era tarde. Eso me pasa por mezlcar el trabajo con los amigos. El mecánico de mi auto también es amigo mío y no alcanzo a manejar dos cuadras antes de quedar en pana. Siempre va a ser así; es que los amigos también son amigos al fin y al cabo; están para ayudarte y para cagarla también, de otro modo no serían amigos.

En todo caso el saldo no es malo. Ahora tenemos todo el tiempo del mundo para comenzar una guerra fría contra Lan Chile. Publicarlo en este blog es un primer paso.

5 comentarios:

sagrada::familia dijo...

Hermano Julio, duro con ellos!
Que no te rayen la pintura de los muebles.

cienfuegos dijo...

pega julio pega

Sergio Coddou dijo...

Julio: qué lata lo del plagio...
ahora bien, no sé si sean los de LAN los responsables directos del plagio (pueden serlo judicialmente, eso no lo sé, pues la canción se xhibió en un comercial pagado y APROBADO por ellos), pero es seguro que los que plagiaron tu canción son los de la Agencia de Publicidad que le hace las campañas a Lan Chile, y te aseguro que no debe ser una agencia carente de medios... seguramente algún joven redactor creativo o algún músico que la agencia contrató para componer la canción... presenció alguna vez medio ebrio alguna performance de los muebles y se le quedó la canción pegada en el disco duro y pensó que se le había ocurrido e él... no creo que haya que perseguirse tanto...
y dudo que puedas sacar algunas lucas de esta triste experiencia, pero nunca está de más intentar algo...
¿alguna vez conversaste con el encargado de mktg. o algún vocero de LAN?
bueno, si quieres cualquier tipo de ayuda (juntar firmas, protestar con unos carapálidas, etc), estamos para servirte
un abrazo, y lo que sí me gustaría ver en este blog es más de tu poesía, algún adelanto del nuevo libro y eso
sc

crisis dijo...

hay que destruirlos.

Malayo dijo...

Claro que sí, Sergio hermano, fíjate en el comentario de Crisis: "Hay que destruirlos".

Lo de las lucas explícaselo a Adán Méndez (¿es amigo tuyo?) porque me pedía pasajes a Cancún y a todas partes, alegando ser parte de Los Muebles por haber personificado a Bianchi en varias oportunidades. Te encuentro razón en todo menos en cruzarme de brazos.

Bueno hermano, vuelvo al comentario de Crisis, que me recuerda la forma de hablar de los lacedemonios. "Hay que destruirlos", qué bonita frase, la repito y me siento energizado.