viernes, septiembre 29, 2006

281. Malayo Púgil VI: una del pepillo

La Habana, 1987

Una vez en una mocha a la salida de un concierto de rock en un lugar muy malo de Guanabacoa, tres o cuatro amigos míos recibieron una tunda de golpes de parte de unos aborígenes. Eran 4 contra 500, lo típico. Yo no estaba, por suerte; conozco esta historia porque quedó en el folclore del barrio.

El rata y el pepillo habían quedado rezagados, venían corriendo a todo dar pero el enemigo acortaba distancia centímetro a centímetro. El rata escuchó la voz del pepillo:

- Fernan (el rata se llama Fernando), parece que me van a alcanzar.
- ¡Corre Pepillo, corre! (respondió)
- Fernan, parece que me van a alcanzaaaaaaa (cagó el pepillo)

El rata se detuvo a la cuadra siguiente al ver que la turba se contentaba con la presa recién atrapada. Así vio cómo el pepillo se soltaba de sus captores y buscaba refugio en una cafetería que había cerca. Los otros entraron a pegarle pero la gente de la cafetería no quería destrozos en el recinto. Todo esto dio lugar a una ridícula negociación en la que unos y otros le pedían al pepillo que no complicara más las cosas y saliera a la calle a dejarse masacrar.

Finalmente los perseguidores perdieron la paciencia y lo tomaron en andas. Casi lo sacan de la cafetería, pero él consiguió aferrarse a una mesa que quedó atravesada en la puerta. Lo que sigue parece guión de dibujo animado: un montón de huevones tirando al pepillo de las piernas, sin poder sacarlo de allí. Tan fuertemente se aferraba a la mesa.

Todo terminó cuando un niño lo golpeó con una piedra en la cabeza. El pepillo dijo “¡Ay!” y se llevó las manos a la cabeza, situación que aprovecharon los malos para arrastrarlo de una vez hasta la calle. De esto puedo dar fe: cuando el pepillo llegó al barrio estaba irreconocible, hasta podría decir deforme. Es un milagro que no perdiera un ojo o un diente.

Ahí lo tienen: ese es el pepillo, legendario rockero y ex drogadicto de mi barrio. La foto es de mi último viaje a La Habana, en febrero recién pasado.

La saga:

36 comentarios:

daniela dijo...

pelea conmigo malayo

germán churrasco dijo...

Malú Urriola gana el Premio Pablo Neruda 2006

SANTIAGO.- La fundación Pablo Neruda decidió entregar el premio Pablo Neruda correspondiente al año 2006 a la poetisa Malú Urriola, por su destacado trabajo literario.

El jurado compuesto por Jorge del Río Pérez, como presidente, Rosabetty Muñoz, como designada por la Fundación Pablo Neruda, Matías Rafide, como representante de la Academia Chilena de la Lengua, y Reynaldo Lacámara, como representante de la Sociedad de Escritores de Chile, acordó por unanimidad distinguir el trabajo de Urriola.

El galardón se otorgó en consideración a que "su proyecto poético es original y creativo. Revisa con insistencia el acto de escribir en medio de la descomposición de un mundo donde la soledad es materia viva y logra representar esta pregunta hecha carne en una palabra derramada y contenida al mismo tiempo", según expresó el propio jurado.

El Premio Pablo Neruda se otorga anualmente desde 1987 a un poeta no mayor de cuarenta años. Lo han recibido dieciocho poetas, cuya obra es significativa para la literatura chilena contemporánea. Ellos son Gonzalo Millán, Raúl Zurita, Diego Maquieira, Clemente Riedemann, Carlos Trujillo, Teresa Calderón, Erick Pohlhammer, Alicia Salinas, Tomás Harris, José María Memet, Isabel Gómez, Bernardo Chandía, Rosabetty Muñoz, Andrés Morales, Armando Roa, Jaime Huenún, Víctor Hugo Díaz y Germán Carrasco.

El próximo martes 12 de diciembre Malú Urriola recibirá de manos de Juan Agustín Figueroa, Presidente de la Fundación Pablo Neruda, el premio consistente en un diploma, una medalla y seis mil dólares.

Malú Urriola, nacida en Santiago en 1967, ha publicado Piedras Rodantes, 1988; Dame tu sucio amor, 1994 (Beca del Fondo de Desarrollo de las Artes y la Cultura, FONDART), Hija de perra, 1998 y Nada, 2003.

En 2002 recibió la Beca del Fondo de Desarrollo de las Artes y la Cultura para realizar el proyecto poético de intervención urbana Poesía es +: Lectura de poesía desde globos aerostáticos.

En 2004 recibió el Premio Mejor Aporte Televisivo, que otorga el Servicio Nacional de la Mujer a medios de comunicación, por el guión "Sofía, (Una historia de maltrato a la mujer)" dirigido por Christine Lucas, en el contexto de la serie “Cuentos de Mujeres”, transmitido por Televisión Nacional de Chile en el 2003.

En 2004 también recibió el Premio Municipal de Poesía y el Premio Mejores Obras Editadas 2004, que otorga el Consejo Nacional del Libro, por su libro Nada.

En 2005 se le otorgó la beca de creación literaria, que otorga la Fundación Andes para escribir el libro Bracea (inédito).

Anónimo dijo...

El premio Neruda se acabó cuando se lo dieron a Maquieira. EL resto son bofes.

Anónimo dijo...

lo que es un bofe is this blog

Anónimo dijo...

ahora falta que premien a nadia prado ya que siempre las premian juntas

Anónimo dijo...

el poder de la Diamela se pasó. a ese parcito las ha repremiado. y son muyt malas. eso es definitivo.

Los malos títulos dijo...

"Piedras Rodantes", "Dame tu sucio amor", "Hija de perra" y "Nada".

baudelaire3 dijo...

Julio: no sé si es la envidia o la ceguera. O ambas. Pero discutirle el premio a gente como Tomás Harris o el Víctor Hugo Díaz es lisa y llanamente de mal gusto. La Malú, dicho sea de paso, es un premio merecidísimo. Desde hace rato. Igual que si se lo hubieran dado al Guatón Bello. Aun así, déjame decirte que mis candiadatos eran dos eternos olvidados de estos tiempos chilenos. Una era la Verónica Jiménez (¿discutirá alguien sus méritos?), el otro Yuri Pérez, quien cumplidos los cuarenta, se puede despedir de este premio. Un abrazo, C

Anónimo dijo...

qué tanto nombres y tanta gueá. Todos tienen sus altos y bajos. Esta gueá parece que fuera los 100 metros planos. Viejo, esto es poesía, y los premios y los reconocimientos hay que metérselos por el culo.

Anónimo dijo...

candidatos?...de qué estai hablando? a nadie le interesasn los candisatos, deja a la gente escribir tranquila: lejos de premios y candidaturas.

Anónimo dijo...

la vero jiménez, mmmm, no sé, puede ser. el guatón bello, mmmm, no. Tomás harris está bien, aunque su último libro lo encuentro pésimo.

Fernando.

Anónimo dijo...

este fernando es un miembro del jurado? se nota que cacha

de látex dijo...

a propósito: sobre los trolls (de los otros)

baudelaire3 dijo...

¿Dejar a la gente escribir tranquila? ¿a nadie le interesan los candidatos? El voluntarismo, a partir de ser una reducción de los hechos, suele ser bastante demagógico. Como pa' la galería. Pero en los hechos, si se analiza con un poco, sólo un poquito de distancia el escenario, nadie -léase: absolutamente nadie- escribe ni en el aire ni sin tener en cuenta alguna clase de impacto, reconocimiento o eco social. El que crea o afirme otra cosa, o miente o es de una noble ingenuidad. Ergo, antes de hacer bravatas en nombre de la pureza de la poesía y de los poetas, mejor hablar sin cerrar los ojos a lo evidente y ver si los premios, las editoriales, la crítica, etc.: todo lo que rodea a la escritura pero es parte intrínseca de ella, afecta o no y en qué medida y cómo a la escritura. Atte., CGO

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con algunas cosas. Pero, aunque no siy escritor, recuerda que un escritor con reconocimiento o premio no es necesariamente mejor mejor que uno que no los tiene. De manera que no se trata más que de un show que, por lo demàs, se da en todo ámbito, y está bien. Pero hay que tener presente que no es más que eso.

Anónimo dijo...

no estoy de acuerdo: hay algunos autores que producen impacto y tienen muchísima calidad, pero que verdaderamente no persiguen reconocimiento alguno de parte de los "jurados".

Anónimo dijo...

oscar hahn solo ha ganado un premio en toda su vida y lo gano este año en LA EDITORIAL VISOR

Anónimo dijo...

Baudelaire 3, lea lo que escribió: además de burdo, muy mal redactado.

Clemente Rieed.

Anónimo dijo...

más bien siútico, muy siútico.

Anónimo dijo...

Sr. Baudelaire: por ejemplo, rivas y joannon no tienen premios, y acaso alguien cuerdo podría decir que g.carrasco o bello son mejores?

Anónimo dijo...

y hay otros que jamás lo obtuvieron, y son enormes.

Anónimo dijo...

"La buena poesía no la deciden los jurados", A. Cisneros.

Anónimo dijo...

esa frase no puede ser más cierta, pero debe ser tuya, porque no es de cisneros. te pillé.

baudelaire3 dijo...

No sé si Carrasco o Bello son mejores que Rivas y Joannon (o cualquier otro ejemplo que venga al caso): sí es cierto que la lectura que se haga de sus obras variará, quiérase o no, en tanto autores "reconocidos" o "de prestigio", gracias a esos premios y a la circulación que obtienen sus obras prodcuto de sus premios. Esto, evidentemente, tiene más que ver con la sociología literaria que con la creación literaria misma. Por tanto, citar a Cisneros como si fuera una especie de dogma, no sólo es inconducente, si no también contradictorio, en el caso de un poeta como Cisneros que ha asistido a su propia canonización en la poesía latinoamericana, a partir, por ejemplo, de la obtención del Casa de las Américas en 1960 y algo. Y quien me acusa de burdo y quien me acusa de siútico: primero tenga la bondad de firmar sus acusaciones. Segundo: justifíquelas (si tiene cómo). Tercero: no confunda los gazapos al tipear con errores de redacción.

Te mando un gran abrazo Julio,

CGO

Anónimo dijo...

respeto tu opinión, pero no comparto tu análisis. El hecho de que cisneros gane un concurso no desvirtúa su frase. Quizá podría compartir contigo lo del eco social o prestigio, sea masivo o reducido, pero no necesariamente en cuanto a los premios.

Cristobal V.

Anónimo dijo...

yo le encuentro que está bien lo que dice baudelaire3 pero tambien que los premios no dicen nada de si un autor es mejor o peor y prefiero no caer en esas comparaciones. ¿Pon un poema de yuri perez para conocerlo por favor?

Anónimo dijo...

pasa ligera
la mardita primavera

yuri

Anónimo dijo...

sigan lesiando diamela eltit los tiene a todos identificados

baudelaire3 dijo...

Evidentemente, los premios están sujetos a los vaivenes de su origen, procedencia, composición, etc. Ergo, no son definitorios de nada, ni decisivos a la hora de hacer el balance de una obra. Juan Luis Martínez no ganó jamás un premio. Y, sin embargo, a muchos nos parece que su obra es decisiva en la literatura chilena (ok, puede que no signifique mucho la literatura chilena. Pero a Martínez -creo que- no se le puede andar ninguneando). Aun así, con todo lo que vale Martínez, sigue siendo un autor de pocos, de capillas, de mano en mano. ¿Lo quiso así? Mmmm..., La Nueva Novela, que pudo haber sido publicada en Universitaria, finalmente la desecharon, con posterioridad al golpe. Imaginarle otro destino sólo pasa por la especulación.

Anónimo dijo...

Hay que olvidarse no de los premios: ojalá de concursar. Lo importante es que a quienes te interesen (muchos o pocos) les gustes. Nada más que eso.

Matías Vallech.

Anónimo dijo...

no hay nada mejor que ser un autor de pocos. Prefiero a Nick cave que a Britney spears.

Anónimo dijo...

lo importante es causarles un problema a los arbitros oficiales del gusto

Anónimo dijo...

queda claro que baudelaire 3 aprecia algo más a los poetas masivos, y si cita a martínez u otros es para camuflar su evidente posición al respecto. Está bien, hasta los poetas comerciales se cuidan las espaldas.

Rodrigo Ventura

Anónimo dijo...

La llave (poema de Yuri Perez)
--------------------------------------------------------------------------------

Veo una llave donde el agua sangra
el goteo general sin aviso larga
el chorro, el cascabel de hechicería
sobre la tierra, dentro del mal, la poesía.

Es el áspero fluido de la vil sombra
agua que bajo el rocío se desborda
tiene olor a caldo, pan de romería
un ojo medio tuerto, la costilla fría.

Y sonríe malicioso el charco rudo
se peina, se repinta, leve coquetea
cerca de la fría cala, detrás del muro.

Por él sangra la llave de la cocina
en el momento donde nadie hurguetea
ni por pan, ni por té, ni por cecina.

ignacio valente dijo...

bukovski se culió a rafael rubio y tuvieron este hijo

Anónimo dijo...

puta el poema malo